El Ayuntamiento compra dos pisos para uso social a un afín a la Marea

Las viviendas fueron seleccionadas mediante concurso y costarán 145.865 euros

.

a coruña / la voz

El Boletín Oficial de la Provincia (BOP) publicó ayer que el Ayuntamiento ha adquirido seis pisos por un importe total de casi 383.000 euros. Dos de las viviendas, por las que María Pita pagó 145.865 euros, fueron ofertadas el pasado mes de julio por un firmante del manifiesto político de la Marea Atlántica.

Esas seis viviendas se añadirán a las 403 que conforman el actual parque municipal. El precio pagado por el Ayuntamiento no llega a los 1.700 euros por metro cuadrado que ofrecía como máximo, una cantidad inferior al precio medio del metro cuadrado en la totalidad de A Coruña en diciembre del año pasado.

La adquisición de los seis pisos fue gestionada por la Concejalía de Rexeneración Urbana, que dirige el edil Xiao Varela, con el objetivo de ampliar el parque de vivienda municipal dedicado a usos sociales. El programa de compra, resuelto mediante una convocatoria pública en régimen de concurrencia competitiva, se puso en marcha en junio del 2017. Se presentaron 45 ofertas, de las que se admitieron a trámite 14. La mayor parte de las descartadas lo fueron por estar fuera de ordenación o por presentar la documentación de forma errónea o incompleta.

Las dos primeras propuestas presentadas datan del 20 de julio del 2017. Se trata de un cuarto piso en la calle Joaquín Martín Martínez y de un tercero ubicado en la calle Santander.

Ambas eran propiedad de un firmante del manifiesto de la Marea, que solicitó que no se publicara su nombre. El rubricante reside en Barcelona, por lo que los trámites con el Ayuntamiento fueron gestionados por una familiar, que también figura entre los signatarios de ese documento.

El vendedor es divulgador y consultor en materia de consumo consciente y responsable. Desde el 2015 trabaja para el Ayuntamiento de Barcelona, que está desarrollando una campaña para promover esas conductas.

El firmante confirmó ayer por la tarde que los dos pisos eran propiedad suya. Añadió que no participó directamente en las gestiones con el Ayuntamiento porque reside desde hace años en Barcelona. Según dijo, se enteró del concurso municipal de compra de viviendas por la publicidad. Le pareció «unha boa canle» para vender los pisos, heredados de su familia, porque así servirán para dar un servicio público.

También confirmó que es firmante del manifiesto de la Marea, «simpatizante». Insistió en que ese hecho no tiene que ver con la venta de los pisos, tramitada mediante un «concurso público» desarrollado por funcionarios.

Unas horas después, el gobierno local, a través de su gabinete de comunicación, explicó también que la «comisión encargada de valorar as ofertas está composta integramente por persoal técnico municipal: a xefa de servizo de Rehabilitación e Vivenda, o xefe de departamento e a xefa de sección de Rehabilitación, así como unha integrante da Asesoría Xurídica do Concello». Además, insistieron en que el concurso siguió «de forma rigorosa» las bases con las que fue convocado, y que «seis dos inmobles ofertados cumpriron cos requirimentos para poder ser adquiridos polo Concello, a pesar de que foron moitos máis os que se presentaron e de que existían máis recursos para adquirir máis inmobles, para o caso de térense axustado ás condicións».

En noviembre del 2017, el Ayuntamiento anunció que su intención era adquirir 15 viviendas en siete barrios de la ciudad por un importe total de 1,26 millones, aunque al final han sido seis por los 383.000 euros citados.

Solo los firmantes del manifiesto pueden votar sobre las normas básicas que rigen el partido

Durante el último año, el gobierno local ha afrontado críticas de la oposición por la concesión de contratos menores a firmantes del manifiesto de la Marea. El PP cifra esas adjudicaciones en más de 300.000 euros y señala que en la mayoría de los casos se han llevado a cabo sin solicitar más ofertas ni publicar los trámites en la web del Ayuntamiento.

Tanto la concejala de Participación, Claudia Delso, que firmó la mayor parte de esos contratos, como el alcalde, Xulio Ferreiro, han defendido que no se puede excluir a nadie de contratar con la Administración por firmar un «manifesto político», que según afirmó el regidor en una reciente entrevista con La Voz ha sido rubricado por «máis de 3.000 persoas» que tenían un nexo en común: «Estaban fartos da corrupción do PP e doutros partidos».

Pero firmar el manifiesto no solo sirve para acreditar una determinada postura política, también otorga a los signatarios derecho a participar en los procedimientos internos de la Marea Atlántica. El reglamento interno del partido publicado en el 2015 afirma que los rubricantes podrán votar en la llamada «Marea Alta», una especie de congreso en el que se definen el código ético de los cargos del partido, los mecanismos para elaborar el programa electoral y desarrollar las primarias, la fórmula jurídica para concurrir a las elecciones y las líneas esenciales del gobierno. De hecho, en las enmiendas a esos textos que están en trámite se prevé que solo puedan votar y presentarse a las primarias los firmantes del manifiesto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
51 votos
Comentarios

El Ayuntamiento compra dos pisos para uso social a un afín a la Marea