El otro piso del afín a la Marea tampoco tiene la superficie que indican las bases

Está inscrito en el registro con 49,55 metros cuando se exigían 50, según reveló el PP


A Coruña / la voz

El apartamento situado en la tercera planta del número 23 de la calle Santander, que el Ayuntamiento compró a un firmante y organizador de la Marea Atlántica por 91.290 euros, tampoco cumple con las bases del concurso público convocado para su adquisición, según hizo público el PP después de ver el expediente. La inscripción registral y las escrituras de propiedad del inmueble cifran su superficie útil en 49,55 metros cuadrados; pero las bases del concurso exigían «una superficie útil mínima de (...) 50 m2 en el supuesto de viviendas de dos dormitorios».

La portavoz del PP, Rosa Gallego, señaló que se trata de una de las «múltiples irregularidades» detectadas por su partido tras analizar el pliego completo del proceso de compra de los dos inmuebles, por los que el Ayuntamiento pagó 145.865 euros. Recordó además que el vendedor no es «solo un firmante» del manifiesto de la Marea, sino que colaboró en la organización del partido, trabaja como asesor del gobierno de Ada Colau en Barcelona, y participó en jornadas con el «núcleo duro» de la Marea.

En el caso del otro piso, un cuarto sin ascensor ubicado en el número 10 de la calle Joaquín Martín Martínez, Gallego enumeró nueve anomalías: «Figura en el registro de la propiedad como local comercial y en el catastro como oficina», «en la escritura de compraventa municipal de diciembre del 2017, se recoge que se compra un local comercial y no una vivienda», «no cumple la superficie útil que marcaban las bases» ?tiene 47,2 metros cuando se pedían 50 metros?, «no cumple la superficie útil mínima para el dormitorio principal que exigen las bases» ?uno de los dos dormitorios debía tener 8 m2, pero tienen 7,28 y 7,32?,

«el vendedor no era el titular registral de la totalidad del inmueble cuando presentó la oferta», «el gobierno local ordenó tasar el local comercial como vivienda», el Ayuntamiento «pagó como vivienda lo que era y sigue siendo local comercial, ahorrando al firmante [de la Marea] los gastos del cambio de uso», en el expediente «no hay ningún informe que confirme que cumple las condiciones para asegurar el cambio de uso», y «el vendedor no presentó documentos que confirmen que la comunidad de vecinos había aprobado la instalación del ascensor, los pidió el Ayuntamiento a posteriori». Tras señalar que esas supuestas irregularidades debían haber supuesto la exclusión de ambas viviendas del concurso público, la portavoz del PP anunció la convocatoria de la Comisión de Transparencia, que preside, para que los concejales de Contratación, Alberto Lema, y Urbanismo, Xiao Varela, den explicaciones sobre el proceso.

La revelación del PP provocó estupor en el resto de la oposición. El BNG ya había acusado al gobierno local de «aplicar ao chou» las bases del concurso por comprar el ático de Joaquín Martín Martínez, ya «que non cumpría cos metros cadrados sinalados». El socialista José Manuel García se felicitó porque el gobierno local haya convocado la comisión de Urbanismo para analizar el caso, como le habían requerido de forma urgente. Se reunirá también el miércoles, antes que la de Transparencia.

El gobierno local aseguró que, según el informe de la tasadora, el piso de la calle Santander tiene «60 metros cadrados útiles». Además, explicó que la comisión de valoración decidió usar la superficie catastral porque «a superficie útil non constaba fehacientemente». En ese caso, añadieron, las bases daban potestad a la comisión «para aplicar a superficie do Real Decreto 1020/1993 que utiliza o catastro». Añadieron que ese mismo proceso se usó en otro piso de Agra da Bragua, y que la decisión se recogió en el acta de la comisión «do 13 de novembro».

Cabe recordar que las bases decían que se usaría la superficie que figure en la inscripción registral, que en el caso de la vivienda de la calle Santander cifra la superficie útil en 49,55 metros.

Xulio Ferreiro: «Eu non intervín nesa comisión nin interveu o concelleiro»

Preguntado sobre la polémica por la compra de los pisos, el alcalde, Xulio Ferreiro, defendió la independencia de la comisión de funcionarios que analizó las ofertas: «Eu non intervín, non interveu o concelleiro, e ata agora apoiamos a actuación da comisión, que interpretou as bases segundo o seu leal saber e entender». El regidor señaló que en los procedimientos administrativos «pódense cometer erros, pero non hai erro demostrado» en el concurso público, e insistió en que «no expediente non hai nada que xustifique a irregularidade das decisións da comisión».

Insistió en que el gobierno local «non ten nada que ocultar» y en que no hay «sombra de dúbida». Invitó a quienes las tengan a acudir a los tribunales, aunque señaló que hasta ahora nadie lo ha hecho y si alguien lo hiciese «non tería percorrido porque non hai intervención política».

A su juicio, las críticas al concurso -que han lanzado todos los grupos de la oposición- se deben a una estrategia del PP para ocultar sus casos de corrupción. También aseguró que su gobierno está siendo «bombardeado por terra, mar e aire» por no doblegarse ante «intereses particulares» -que no detalló-, pero que no compartirían la política de vivienda que su ejecutivo ha puesto en marcha.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

El otro piso del afín a la Marea tampoco tiene la superficie que indican las bases