Del «se non chove ímolo pasar moi mal» al «xa mellor que non veña moita»

La ausencia de lluvia en invierno deja consecuencias desiguales en el campo gallego


Redacción / La Voz

El caudal de los ríos circula bajo desde el pasado mes de enero ante la escasez de precipitaciones de los últimos meses. Ayer incluso se registraron 27 grados en Ourense y no se prevé que se levante la prealerta por sequía hasta mayo. Pero, ¿cómo afecta esta situación al campo gallego? De manera desigual. Mientras en algunas zonas, como en Santiago, se quejan de que la hierba ensilada es escasa, en otros puntos como en Pontevedra, dicen que si ya no llovió, ahora que no llueva de manera intensa para no echar a perder los cultivos. En Ourense, en cambio, ni se nota la ausencia de agua en el campo, mientras que el sur de Lugo están expectantes por ver cuánto lloverá hasta mayo.

Santiago

En Trazo. Existe un temor generalizado al impacto que tendrá si se prolonga la sequía durante más tiempo. Víctor Bello, ganadero y agricultor con 280 vacas y 50 hectáreas dedicadas al cultivo de maíz en Trazo, afirma que los efectos son ya notables, porque en su zona, ribereña del Tambre, la hierba ensilada apenas alcanza de media el 70 % de lo que ha sido habitual en esta época en años anteriores. Las fuentes manan como si estuviéramos en junio y en las fincas los tractores pasan sin que el terreno ceda bajo su peso, «cando a estas alturas outros anos non se podía entrar». Bello explica que no ha podido realizar el corte de hierba previsto para hace quince días y está muy preocupado por el maíz, que debe sembrar a principios de mayo, porque «non hai humidade suficiente». Este ganadero con 21 años de profesión no recuerda una situación similar salvo la vivida hace una década y que conllevó una ola incendiaria en verano. Espera una primavera lluviosa porque, de lo contrario, «este ano vai ser moito peor e ímolo pasar moi mal».

En Xallas y Barcala. En las comarcas ganaderas de Xallas y Barcala, el crecimiento de la hierba para forraje está más ralentizado que otros años y aunque existe preocupación, de momento no se considera un problema grave. «Á herba non lle gusta este tempo tan frío, sobre todo nas zonas altas, onde as puntas están queimadas», dice Marcial Leis, ganadero de Negreira.

En Ordes y Padrón. En cuanto a otros cultivos, como el grelo en la comarca de Ordes, los productores no se quejan de factores meteorológicos. Y la sequía tampoco incide en la producción de pimiento en la zona de Padrón, ya que mayoritariamente se cultiva en invernaderos.

Pontevedra

En Barro. Manuel López, su hijo y varios vecinos más estaban la semana pasada fresando unas leiras en Barro. Las trabajaban para poder plantar maíz o patatas. El padre, Manuel, indicaba: «Foi unha pena que non chovese máis no inverno, agora mellor que non veña moita». Al preguntarle si no hace falta agua para el campo, puntualizaba: «É certo que choveu pouco, e é unha mágoa sobre todo polos mananciais e polos ríos, que están baixos. Pero realmente para os cultivos se agora vén moita auga pois non vai facerlles ben, porque hai xa cousas plantadas que non necesitan trombas de auga. O ideal é que veña unha primavera como ten que ser, con algún día de auga polo medio e moitos outros de bo tempo». A su lado, un vecino aportaba una visión algo distinta: «Eu sigo pensando que algo de auga fai falta. Pero é certo que se ven moita xunta fai dano, claro que si», indicaba este agricultor pontevedrés.

Lugo

En el sur de la provincia. La poca lluvia de este invierno no está afectando a la producción de hierba para forraje en las comarcas ganaderas de la mitad sur de Lugo. Ganaderos de Monforte aseguran incluso que está siendo un año excepcionalmente bueno, aunque habrá que ver cómo viene el tiempo de aquí a mediados de mayo, la época en la que se recoge para ensilar. Xan González trabajaba ayer en el abonado de uno de los prados de la cooperativa que comparte con otros cuatro ganaderos de Carballedo, en la comarca de Chantada. «Aquí non é que a herba estea perfecta -explica-, pero tampouco ten moito problema». Todos los consultados coinciden en que es pronto para anticipar cómo terminará la cosecha. Si falta lluvia de aquí a mediados de mayo, todavía se pueden resentir.

Ourense

En A Limia. Los agricultores de A Limia afrontan con optimismo los trabajos de las fincas para la siembra de la patata y cereales. Las lluvias y la nieve de hace días dejaron las parcelas en un perfecto estado para iniciar una sementeira que este año podrá comenzar a principios de abril.  La siembra se extenderá durante la totalidad del próximo mes en los dos municipios agrícolas por excelencia de la comarca: Xinzo y Sandiás

Con informaciones de Emilio Forján, Sindo Martínez, María Hermida, Carlos Cortés y Susana Acosta

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Del «se non chove ímolo pasar moi mal» al «xa mellor que non veña moita»