Los ricos también lloran

Zidane, Valverde, Simeone y Marcelino, frustrados tras ser incapaces de incorporar en el mercado a los futbolistas que habían reclamado a sus respectivas direcciones deportivas