El WhatsApp ya es historia, ha llegado Slack

OLVÍDATE TAMBIÉN DE TELEGRAM Y GMAIL Los trabajadores de setenta de las cien empresas con mayor éxito de Estados Unidos ya utilizan Slack para comunicarse entre ellos. Sirve para organizar reuniones, enviar documentos y hasta para invitar a tomar un café


Son las siete de la mañana y en el chat del grupo están las indicaciones que dejaron los compañeros la noche anterior. Hay archivos adjuntos, en formato pdf e imagen, y también algunas pautas de los jefes sobre qué pasos seguir en las primeras horas del día. Arranca la jornada y comienzan a intercambiarse conversaciones a través de ese grupo, rotulado con una característica almohadilla al inicio del nombre. Por privado, abres conversación con otro compañero para invitarle a la pausa del café. No es WhatsApp, ni tampoco Gmail; es Slack, una herramienta de mensajería instantánea que se ha introducido en el mundo de la empresa con la intención de desplazar al resto.

La aplicación puede descargarse en todos los dispositivos móviles y en la versión de escritorio. Está dirigido a la comunicación entre empleados, con conversaciones en grupo o canales privados y públicos -siempre dentro de la misma empresa-. Las constantes mejoras que integra la herramienta incluyen otros servicios como Google Analytics, Skype, Trello o Google Drive. Los trabajadores pueden charlar entre ellos, compartir documentos u organizar reuniones sin necesidad de acudir a otros canales.

Hace ya seis años que Stewart Butterfield, uno de los cofundadores de la aplicación Flickr, lanzó junto a otros socios Slack, una herramienta que habían creado para uso interno en el desarrollo del juego online Glitch. Con lo que realmente alcanzarían el éxito es con Slack, ya que Glitch acabó quedando obsoleto en poco tiempo. A las 24 horas de lanzarlo al mercado, la compañía logró un registro de 8.000 clientes. En el 2016 ya era colocada en el primer puesto de la Lista Forbes de las mejores aplicaciones para la nube. A partir del 2018 comienza a dominar el sector. De las cien primeras empresas que conforman el Fortune 500, las compañías con mejores resultados económicos de Estados Unidos, unas setenta utilizan Slack. En junio de este verano debutó en la Bolsa de Nueva York con una subida que rozó el 50 % en su primer día.

Para Butterfield, director ejecutivo de la compañía, el éxito de Slack se debe a la «transparencia y accesibilidad» que ofrecen los canales de comunicación de la herramienta. «Todos los trabajadores ven lo mismo y los nuevos que se incorporen tienen acceso directo a los proyectos», señaló durante una entrevista al canal de televisión CNBC.

Con su lanzamiento a bolsa, Slack ha tenido que hacer públicas sus cuentas. En el último año, registró 88.000 clientes de pago de los que cerca de 600 le aportan unos ingresos superiores a los 100.000 dólares anuales. La herramienta también ofrece una versión, gratuita aunque con algunas limitaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El WhatsApp ya es historia, ha llegado Slack