Patrocinado por

La protesta de los inspectores hizo caer entre un 40 y un 75 % el control en la costera del bonito

Somos Mar REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

Apipes

Los funcionarios alertan de lo fútil que son las herramientas informáticas de inteligencia para seleccionar a buques de riesgo, si finalmente solo se inspeccionan los que llegan en horario hábil

14 oct 2022 . Actualizado a las 04:47 h.

Los miembros de Apipes, la asociación que agrupa a los inspectores del Ministerio de Pesca, siguen con su protesta, ajustándose fielmente a la instrucción de horarios marcada por la Administración, que se niega a reconocer que realizan un servicio de 24 horas. Ese estricto cumplimiento de turnos y horarios prefijados se ha notado, dicen, en esta costera del bonito, pues las actas de inspección han caído entre un 40 y un 75 %, según qué provincia. Además, se ha relajado la presión sobre las flotas francesa e irlandesa de arrastre pelágico, que suele desembarcar en puertos españoles.

Habitualmente eran objetivo prioritario, dicen los inspectores, pero este año, «al no estar reconocida la disponibilidad para acudir al puerto» cuando arriba un barco de este tipo, no se ha hecho un control de sus capturas. Eso al margen de que no se ha dado prioridad a los buques de mayor riesgo, sino a los que llegaban en el horario del inspector, de forma que todo lo invertido en herramientas informáticas de inteligencia caen en saco roto.

Ecologistas de Sea Sheperd difundieron tiempo atrás esta imagen de su barco Sam Simon persiguiendo a un pesquero acusado de pesca ilegal de merluza negra en el Atlántico

España se arma para convertirse en un país libre de pescado ilegal

Somos Mar

Por las multas que impone, porque es la nación de los Veintisiete con las sanciones administrativas más elevadas, y por su alto nivel en el control de las importaciones, el Tribunal de Cuentas Europeo destaca a España como uno de los más implicados en la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (Indnr) en la UE. Con el objetivo de seguir avanzando y, en lo posible, de convertirse en un país libre de pescado ilegal, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación prepara una nueva ley que reforzará el papel de los inspectores y el control de las importaciones y exportaciones.

Seguir leyendo