Patrocinado porPatrocinado por

El Gobierno admite que aprobará el plan de usos del mar sin datos básicos

Somos Mar REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

A

La directora general de la Costa y el Mar comunica al sector que elimina en el Cantábrico las zonas prioritarias para la eólica marina y mantendrá las altamente potenciales pero reducidas en su tamaño.

22 jul 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Bruselas ha advertido a España de que lleva mucho retraso en la elaboración del Plan de Ordenación de los Espacios Marinos (POEM). Esperaba esa hoja de ruta para marzo del 2021, pero en mayo del 2022 todavía no conocía cómo tiene España pensado organizar el espacio marino para cuadrar las actividades tradicionales con las emergentes, como es la energía eólica marina. Por eso la Comisión envió a Madrid una carta de emplazamiento dando dos meses al Gobierno para publicar su plan. Y al equipo de Pedro Sánchez le entraron las prisas. Tantas, que está dispuesto a sacar el POEM sin disponer de datos que el sector pesquero considera básicos. Básicos y, además, imperativos, porque así lo explicita el decreto que regula la elaboración de esa hoja de ruta.

La propia directora general de la Costa y el Mar, Ana Oñoro, habría trasladado a la Plataforma en Defensa de la Pesca y de los Ecosistemas Marinos, en una reunión telemática mantenida el miércoles, la intención de publicar el POEM sin la cartografía marina de las zonas propuestas porque esta no está disponible y el Instituto Español de Oceanografía (IEO) necesitaría un tiempo del que no se dispone para elaborarla y sin conocer los impactos socioeconómicos que la reserva de espacios para la eólica marina puede tener en el sector pesquero que trabaja en dichas zonas.

Oñoro, eso sí, trasladó que el borrador del reparto de espacios marinos sufrirá cambios en todas las demarcaciones, pero que en todas ellas habrá zonas reservadas para la eólica marina y que en la que corresponde a Galicia, la noratlántica, se suprimirán las denominadas prioritarias y mantendrán las zonas altamente potenciales, aunque reducidas en su tamaño y en su orientación.

Con todo, ese «tirar para adelante» de Transición Ecológica, vulnera, a juicio del sector pesquero, la Ley de Protección del Medio Marino (41/2010, de 29 de diciembre), que impone el principio de precaución y la obligación tener en cuenta datos científicos; el real decreto que guía la elaboración de los POEM (363/2017, de 8 de abril), que impone atención a los impactos medioambientales y socioeconómicos; las orientaciones del Parlamento Europeo de preservar las actividades existentes e, incluso, el acuerdo de París, al comprometer la producción de alimentos, amén de los mandatos políticos del Parlamento de Asturias, del Parlamento de Galicia y del propio Congreso, que exigieron que se respeten los ecosistemas y la actividad pesquera, y se cuente con toda la información necesaria, a través del IEO, sobre la posible afectación cuando se ordenen los espacios marinos.

El sector pesquero expuso a la directora general que no hay ninguna norma que obligue a reservar zonas para polígonos de eólica marina y, por tanto, las urgencias que citaba Oñoro «no están justificadas» y, por tanto «no se puede prescindir de tanta información relevante que debe aportar el IEO, para antes de ordenar y reservar espacios para una industria en nuestros mares, saber su posible afectación a los ecosistemas marinos», apunta la plataforma en un comunicado.

También advirtieron a las autoridades de Transición Ecológica que esas prisas pueden traer consecuencias judiciales, pues el sector pesquero denunciará ese proceder ante todas las instancias e impugnará en los tribunales el real decreto que se apruebe al respecto. Por supuesto, agitará el malestar y movilizará «a los pescadores y sociedad civil para que se defienda ante todo nuestro modo de vida y nuestros valiosos ecosistemas».