Patrocinado por

Los parques marinos que se plantean para A Mariña y Ortegal invaden varios caladeros de pesca

Somos Mar

SOMOS MAR

Los profesionales pesqueros cargan contra Iberdrola por no consultar con los principales afectados

24 jun 2021 . Actualizado a las 18:31 h.

Si en lugar de buscar ubicación para los primeros parques eólicos marinos en aguas gallegas estuviese jugando a hundir la flota, Iberdrola hubiese arrasado la partida con la pesca. Esta habría tenido que cantar demasiadas veces tocada. Según los profesionales del sector, uno de los proyectos presentados por la compañía energética, el denominado San Cibrao, asienta los molinos en medio del Campo de San Ciprián, anula parte de Playa Estaca, afecta a Petañón, Lombo da Estaca, Traviesas, Gato Roído, y atañe a la parte este del Potrero Terra, todos caladeros en los que opera la flota gallega. Y eso no es todo, el cableado atravesaría los de O Engaño y Favorita, entre otros.

No menos suerte tendrían los barcos con el denominado San Brandán, que, según explican, siembra aerogeneradores en el caladero Puntal de 13, Puntales do Potrero, Mar das Sete Curvas y Salida do Potrero. Además, para pasar los cables tocaría Potrero, Alegría y Pasín engaño, amén de otros.

Y lo peor de todo es que la flota no se esperaba esa partida: «Lamentamos que de xeito unilateral, e sen consultar previamente cos representantes da actividade mais importante que se desenrola na costa galega, a devandita empresa, presente uns proxectos cunha importante afectación a zoas importantes para a pesca». Ese malestar es compartido por la Federación Galega de Confrarías, las provinciales de A Coruña, Pontevedra y Lugo, la Organización de Productores de Lugo, Puerto de Celeiro, la Cooperativa de Vigo, la de Ribeira y la Asociación de Armadores de Arrastre de Ribeira, Pescagalicia-Arpega-Obarco y Acerga, que firman un comunicado que reprocha a Iberdrola no haber contado con los pescadores, dando apenas trámite de audiencia a unas cofradías y a algunas oenegés, como la Cemma (Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños).

Además de ese ninguneo a los profesionales, critican también que se obvia por completo que en Galicia existe un Observatorio da Eólica Mariña, con participación de la Xunta, sector pesquero y empresas interesadas, creado ex profeso para «valorar calquera proxecto en canto ao seu impacto e afectación á actividade pesqueira». Y sus integrantes, al menos el que representa al sector pesquero, no han recibido información de esos proyectos.

Por si eso fuera poco, Iberdrola tampoco repara en que el Parlamento de Galicia, cuando levantó su veto a la eólica marina, lo hizo con la premisa de «avaliar o asentamento de parques no contono mariño garantindo que non se cause dano ás actividades pesqueiras e a preservación do ecosistema mariño». Y, desde luego, San Cibrao y San Brandán, invaden los marcos de la actividad pesquera.

«Estamos falando de que o proxecto San Cibrao abarca 40 millas cadradas», 103 kilómetros cuadrados, explican en su comunicado. San Brandán es más pequeño, pero nadie le quita sus 35 millas cuadradas, cerca de 90 kilómetros cuadrados. Y sin contar las servidumbres que necesitaría el cableado desde los parques marinos hasta tierra.

Ni que decir tiene que el sector pesquero presentará alegaciones a estos proyectos, «esixindo a súa retirada dada a afectación á actividade pesqueira e os ecosistemas». Además, demandará a Transición Ecológica que no tramite esos proyectos por su alto impacto en la pesca.

Y, además, buscará aliados. A la cabeza, la Consellería do Mar. Y con el Ministerio de Agricultura y Pesca, también lo intentarán. Y de paso a concellos afectados, grupos políticos.... Es más, mandarán una proposición no de ley al Parlamento de Galicia para instar al Gobierno de España a paralizar los proyectos, dado que «impactan nunha actividade como a pesqueira considerada a máis sostible na obtención de proteína animal, e que non pode ser lapidada por proxectos que invaden zonas de pesca e importantes ecosistemas».