Iberdrola fija en Xove o Sabón la unión a tierra de los parques marinos gallegos

Beatriz García Couce
beatriz couce FERROL / LA VOZ

ECONOMÍA

Navantia

Transición cerrará mañana la exposición pública de los planes de ordenación

24 jun 2021 . Actualizado a las 08:38 h.

Los dos parques de eólica marina que Iberdrola proyecta para aguas gallegas -bautizados como San Brandán y San Cibrao- están diseñados para operar a 12 y 13,5 kilómetros al oeste y este del cabo Ortegal, el área que la eléctrica considera más idónea por la potencia del viento. De llevarse a cabo, cada uno de los cuales contaría con 35 aerogeneradores de 14 megavatios de potencia, instalados en estructuras flotantes situadas a entre 100 y 200 metros de profundidad. Pese a ubicarse en aguas orteganas, la entrada de la electricidad a tierra no se llevará a cabo a través de ningún municipio de la costa de esta comarca, sino que se efectuará, en el caso del recinto lucense, a través de Xove, mientras que en el de San Brandán, bien a través de este punto o por Sabón. En ambas localidades existen subestaciones, desde las que se podría evacuar la energía.

La compañía subraya, en la documentación ambiental que tiene actualmente a exposición pública el Ministerio de Transición Energética, que «la situación y la disponibilidad de recursos eólicos de Galicia convierten el territorio en una región aventajada para liderar la transición energética». Además, subraya que la comunidad «ha demostrado ser una referencia a nivel nacional e internacional en eólica marina, y más específicamente en eólica flotante, siendo exportadora de los principales elementos de parques marinos situados en el resto de Europa». Considera que ambas inversiones planteadas -que no cuantifica- servirán «tanto de motor económico como de creación de empleo y desarrollo de innovación, evidenciando el potencial de la región para formar parte de un hub global de desarrollo tecnológico e industrial en sector eólico marino flotante».

En el caso del parque San Brandán, Iberdrola analiza cinco posibles alternativas para la conexión a tierra de la instalación, y concluye que la más viable es a través de la playa de Esteiro, en Xove. En el bautizado como San Cibrao, se evalúan seis opciones, y también se apunta a ese arenal, además de la zona de Portocelo.