Patrocinado por

Jealsa se marca un plazo de un año para que la fábrica de O Bodión vuelva a la normalidad

Marta Gómez Regenjo
Marta Gómez RIBEIRA

SOMOS MAR

Carmela Queijeiro

El presidente de la Xunta dio el «apoio inequívoco» del Gobierno gallego a la compañía y toda su plantilla

13 may 2021 . Actualizado a las 16:34 h.

Un año. Ese es el plazo que se marca la compañía Jealsa para que la fábrica de O Bodión vuelva a la normalidad después del grave incendio que arrasó una parte importante de las instalaciones el pasado fin de semana. «El sábado veíamos como había un riesgo claro de que desapareciera todo. No sucedió, y lo único que queremos es mirar para adelante», afirmó el presidente de la compañía, Jesús Alonso Escurís, durante la visita que realizó el presidente de la Xunta a las instalaciones para conocer el alcance de los daños y trasladar al grupo empresarial y a toda su plantilla el «apoio inequívoco» del Gobierno gallego en el proceso de reconstrucción de las naves afectadas por el fuego.

Alonso aprovechó la visita para lanzar dos mensajes fundamentales. El primero es el agradecimiento a todo el equipo humano de la compañía y a los medios, públicos y privados, que participaron en las tareas de extinción, así como a sus clientes, proveedores, bancos, aseguradora y al propio presidente de la Xunta, que desde el primer momento del incendio estuvo en contacto con los responsables de Jealsa: «El primer mensaje seguramente debería ser de alivio, y lo es, pero inmediatamente después está el agradecimiento», aseguró el dirigente de la compañía visiblemente emocionado.

Acto seguido, pasó al segundo mensaje importante: «Estamos verdaderamente animados. Lo que pasó es durísimo, sufrimos viéndolo, aunque posiblemente no sufrimos tanto porque no nos lo permitimos, el sábado se trataba de apagar el fuego, y desde el domingo por la mañana se trataba de hacer planes para empezar a servir. No queremos, no podemos permitirnos vender menos, no podemos perder un trocito de mercado». Alonso Escurís habló del importante equipo humano de Jealsa, en el que «tenemos gente muy buena y hay mucho corazón y mucho cerebro», y del trabajo que desempeñan desde que se extinguió el incendio para encarar el futuro.