Patrocinado por

A Feijoo le gusta el bombón... «como á maioría»

María Hermida
María Hermida REDACCIÓN / LA VOZ

GANADERÍA

Alberto Núñez Feijoo, catando la mítica crema bombón de Clesa, esta mañana en Caldas
Alberto Núñez Feijoo, catando la mítica crema bombón de Clesa, esta mañana en Caldas Ramón Leiro

El presidente de la Xunta estuvo en Clesa, donde se sumó a una cata de yogures y se decantó por el de chocolate. Luego, explicó qué tiene esa empresa para ser un ejemplo «de resistencia»

27 jul 2021 . Actualizado a las 09:44 h.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, lo tuvo claro: él prefiere el bombón, «como a maioría». Así, entre risas, en una mañana de sol de justicia en este verano atípico, Núñez Feijoo votaba en una cata de yogures organizada en las instalaciones de Clesa, en Caldas, con motivo de su visita. Podía haber optado por el de trocitos de maracuyá y melocotón, de la línea más natural. O por el de fresa de larga duración, capaz de aguantar durante meses sin nevera en países donde la electricidad es una utopía. Pero Feijoo, haciendo bueno eso que tanto explotó en sus campañas electorales, que el PP es el partido que se parece a los gallegos, optó por el yogur bombón de Clesa, que por algo es el buque insignia de la compañía y el producto que más gusta en Galicia y allí donde se vende. Así que votó por la crema bombón, sin dudarlo.

Núñez Feijoo, flanqueado por el conselleiro de Medio Rural, José González Vázquez, y por el delegado de la Xunta en la provincia de Pontevedra, Luis López, llegó sobre las diez de la mañana a las instalaciones de Clesa. El recibimiento fue tan cálido como enxebre. Como si de un festival de música se tratase, los trabajadores de Clesa y Clun, la unión de cooperativas que hay detrás de la firma láctea, reconvirtieron alpacas de hierba seca en asientos y ambientaron el jardín de la fábrica con fotos de vacas y del trabajo agrario y de transformación de la materia prima láctea. 

Pero, antes de recrearse en ese jardín, a la comitiva política le tocó visitar las tripas de Clesa. Núñez Feijoo recorrió toda la zona de producción acompañado tanto de los responsables empresariales de Clun como de técnicos de la empresa, que le relataron cómo en nueve años pasaron de producir dos millones de toneladas a un montante de 34, convirtiéndose en una de las fábricas puntera de España en elaboración de yogures.