¿Cómo saber si un monte está realmente abandonado?

La gestión forestal sostenible y los cambios de especies dejan paso al estudio de nuevas opciones


lugo / la voz

Vincular el despoblamiento rural con el abandono de actividades y de usos parece algo más que un gesto de inercia mental. Pero escuchando a expertos como los que intervienen en el congreso de economía agraria que se celebra en el campus de Lugo de la USC, conviene precisar qué se entiende por abandono, recordar que el porcentaje de especies forestales presentes en Galicia ha variado en las últimas décadas y advertir que hay nuevos usos en estudio.

 ACTIVIDAD

A más sostenibilidad, menos abandono. La investigadora Noemí Ofelia García explicó en su intervención que el concepto de abandono rural se solía asociar más con la actividad agraria que con la forestal. El envejecimiento de la población, el éxodo hacia las ciudades, los incendios o la atomización de la propiedad son aspectos que pueden citarse como causas, aunque, por otro lado, resulta conveniente matizar la consecuencia: ¿qué se entiende realmente por superficie forestal abandonada?

 García afirmó que un terreno forestal se consideraba supeditado a la actividad silvícola, aunque esa expresión necesita matices: usada automáticamente, puede llevar a considerar que está abandonado el Souto da Retorta, conocido eucaliptal de la parroquia de Chavín (Viveiro). La investigadora subrayó que la gestión forestal sostenible, aquella que busca no solo la rentabilidad económica sino también la social y la ambiental, es la que debe tomarse como modelo. En ese sentido, recalcó, el grado de sostenibilidad es inversamente proporcional al abandono de terrenos forestales.

 ESCENARIO

Un paisaje en evolución. Eduardo Corbelle, profesor de la Escola Politécnica Superior del campus lucense, recordó el aumento de la superficie forestal registrado en Galicia en las últimas décadas. Terrenos antes dedicados a pastoreo empezaron a tener plantaciones de frondosas, en tanto que superficies con coníferas o sin especies arbóreas fueron convertidas en montes de eucalipto. La situación, que ha generado un aumento de cortas, dibuja una Galicia con un escenario variado: en la fachada atlántica y en la franja que va de Ferrol al límite con Asturias, el eucalipto ocupa una posición de claro dominio, en la Galicia oriental, en cambio, han ido aumentando las frondosas. En los territorios donde abunda hoy el eucalipto, explicó Corbelle, las plantaciones son promovidas por particulares, cuyas decisiones no son ajenas a las necesidades de la industria papelera.

 FUTURO

La resina, en estudio. Roque Rodríguez expuso detalles de un estudio que aborda la producción de madera y de resina en pinares. El volumen de resina recogida varía según las calidades, aunque en el proyecto hay que tener en cuenta diversos detalles. Por un lado, se necesitan extensiones más bien grandes para que una iniciativa de estas características pueda ser rentable; por otro, sí puede combinarse con otros usos e incluso, al generar presencia de gente en el monte, combatir la aparición de incendios.

 Hoy continúan las sesiones y se celebra el acto de clausura.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
10 votos
Comentarios

¿Cómo saber si un monte está realmente abandonado?