Patrocinado por

El mal tiempo frena a la velutina en Ferrolterra pero perjudica a las abejas

ANA F. CUBA FERROL / LA VOZ

SOMOS AGRO

Voluntarios de Protección Civil de Valdoviño llevaron a cabo una intensa campaña de trampeo
Voluntarios de Protección Civil de Valdoviño llevaron a cabo una intensa campaña de trampeo

La lluvia de la primavera retrasó los ataques de la avispa y afectó a las floraciones

25 jun 2021 . Actualizado a las 09:39 h.

Las lluvias del mes de mayo frenaron en seco la proliferación de la Vespa velutina nigrithorax en la comarca. El mal tiempo juega a favor de los apicultores, al menos en relación con los ataques de la conocida como avispa asiática. «Ellas han estado muy paradas, por la lluvia y el frío, y eso a nosotros también nos ha perjudicado, porque los meses de abril y mayo son los de mayor producción de miel, porque es cuando más floraciones coinciden», subraya Rafael Díaz Nieto, delegado de la Asociación Galega de Apicultura (AGA) en Ferrolterra.

Este mielero constata la escasez de capturas de velutinas: «El año pasado había más. Todavía no he instalado las arpas eléctricas [en la entrada de las colmenas] porque no hacen falta». Anota, sin embargo, otro problema: «Las abejas están empezando a enjambrar ahora, al no haberlo podido hacerlo en mayo. Eso significa que salen las reinas a fecundarse en vuelo, que suelen hacerlo a un kilómetro y medio o dos de distancia para evitar la consanguinidad, y la velutina va detrás de esa nube de abejas. Casi la totalidad de las colmenas que enjambran tarde acaban huérfanas, porque la velutina siempre atrapa a las reinas y las obreras, casi nunca a los zánganos».

Si en zonas de Ferrol, Valdoviño o Narón la expansión de la avispa asiática se ha ralentizado, en el interior apenas se tienen noticias de este insecto. «De momento, vese pouca», constata Manuel Ferreira, responsable de la Casa do Mel de Goente. «Fixo mal tempo, aínda que tampouco arrefriou moito, que é o que máis lle molesta, pero xa virá, en dúas ou tres semanas témola aquí», vaticina. Los profesionales del sector insisten en la necesidad de seguir colocando trampas y de renovar el líquido atrayente de manera periódica para garantizar su efectividad.