La guerra del «streaming» que explotará este otoño

Apple TV+ llega el 1 de noviembre y Disney+ debuta en EE.UU. diez días más tarde. Movistar y Atresmedia se alían en España


redacción / la voz

Los servicios de televisión a la carta proliferan y se multiplican hasta extremos que resultan abrumadores para el usuario y se ha desatado una guerra de precios y servicios entre canales y plataformas que han convertido el contenido en difícil de abarcar. La guerra del streaming explotará este otoño con el establecimiento de nuevas alianzas y el lanzamiento de nuevos servicios que traerán una lucha de precios, fragmentación de la oferta y diversidad de estrategias para captar suscriptores.

Contenido en español

Telefónica y Atresmedia se alían. El movimiento más reciente en el terreno del vídeo bajo demanda es la alianza de Atresmedia y Telefónica para competir con plataformas como HBO y Netflix. Este viernes ambas sellaron un acuerdo para crear series y películas en español mediante una empresa que estará participada al 50 %. Con ella esperan hacer frente a los grandes servicios internacionales que se han implantado en España y que ya acaparan una gran cuota del mercado. Los contenidos propios generados serán distribuidos tanto por sus propios canales y servicios como distribuidos a terceros. Telefónica, propietaria de Movistar+, ya compite en el mercado del streaming con Movistar Lite, una plataforma de streaming que lanzó en junio con entretenimiento, ficción, deporte y 8 canales en directo por 8 euros al mes para todos, sean o no clientes de la compañía de telecomunicaciones. Atresmedia, por su parte, impulsa la oferta para abonados con Atresplayer Premium, donde, por 2,99 euros mensuales, se pueden ver con antelación estrenos de programas y series en exclusiva y contenidos a la carta sin publicidad.

Apple TV+

Llega el 1 de noviembre por 4,99 euros al mes. La primera gran novedad del otoño será el lanzamiento el 1 de noviembre del servicio de suscripción Apple TV+, que llegará a un centenar de países, incluida España. La estrategia de Apple será competir en precio con sus contrincantes haciendo que su servicio sea uno de los más baratos, 4,99 euros al mes, aunque también su oferta será mucho menor. Para preservar ese aura de exclusividad que posee todo lo que rodea a la compañía de la manzana, los usuarios que adquieran un producto Apple tendrán doce meses de suscripción gratuita, lo que hace pensar a algunos analistas que la compañía no está realmente involucrada en el éxito del negocio del entretenimiento. Sus contenidos también podrán verse en algunos aparatos de la competencia. Apple TV+ hará su lanzamiento con apenas una decena de contenidos originales, como The Morning Show, con Jennifer Aniston y Reese Witherspoon; See, un drama futurista de los creadores de Peaky Blinders y protagonizado por Jason Momoa; la serie espacial For All Mankind; Dickinson, sobre la vida de la poetisa Emily Dickinson; Ghostwriter, las infantiles Helpsters y Snoopy in Space y el documental The Elephant Queen. También incluirá un programa sobre libros presentado por Oprah Winfrey y más adelante llegarán los nuevos Cuentos asombrosos de Steven Spielberg y producciones firmadas por Sofia Coppola y J.J. Abrams.

Disney+

Un paquete triple muy competitivo para Estados Unidos. También en noviembre, solo once días más tarde, Disney+ se estrenará a Estados Unidos, Canadá y Holanda. Al resto de Europa occidental, incluida España, llegará en el primer o segundo trimestre del 2020. Su gran baza serán sus fondos de contenido infantil, las franquicias de Pixar, Marvel y Star Wars, el catálogo de la recién adquirida Fox, la serie completa de Los Simpson y documentales de National Geographic. Tendrá contenidos originales realizados para la plataforma, como las series de acción real derivadas de Star Wars The Mandalorian, con Pedro Pascal y Nick Nolte, y Obi-Wan Kenobi, con Ewan McGregor. No se ha concretado todavía cómo se articulará el amplio catálogo de Disney que en España forma parte de la oferta de Movistar+, donde ambas compañías tienen una alianza estratégica que ha dado lugar a canal propio en la plataforma de Telefónica. Su precio será muy competitivo: 6,99 dólares. Pero, además, Disney ampliará su espectro más allá del público familiar con un paquete triple que, por 12,99 dólares, incluirá la suscripción a la plataforma Hulu, creadora de series más adultas como El cuento de la criada, y al servicio de deportes ESPN.

Amazon Prime

Esperando a «El señor de los anillos». Amazon contempla su plataforma de contenidos audiovisuales como un valor añadido para los clientes premium de su servicio de comercio en Internet, que es su negocio principal. Pero ha logrado sobresalir con títulos propios como La maravillosa señora Maisel, FleabagTransparent, Jack Ryan y The Man in the High Castle. Cuesta 36 euros anuales (18 euros para estudiantes universitarios). Su próximo gran proyecto será la ambiciosa serie sobre El señor de los anillos, que se rodará en Nueva Zelanda y cuyos dos primeros capítulos están dirigidos por J.A. Bayona.

Netflix

Más suscriptores y más oferta. Sigue siendo la principal plataforma en cuanto a número de suscriptores (más de 150 millones en todo el mundo, según sus datos) y en cuanto a la amplitud de una oferta que apuesta por dar al usuario gran cantidad de títulos donde escoger. Su gran inversión en contenidos originales no ha tenido eco en los últimos meses en sus resultados, ya que este verano anunció beneficios un 8,8 % menores que en el 2018 para el primer tramo del año. Además, por primera vez en ocho años la compañía perdió 126.000 clientes en Estados Unidos en el segundo trimestre (de abril a junio), cosa que no ocurría desde el 2011. En España ha aumentado las tarifas de sus planes estándar (de 10,99 euros a 11,99 euros) y premium (de 13,99 euros a 15,99 euros), mientras que la básica se mantiene en 7,99 euros. La plataforma reserva para noviembre el estreno de la tercera temporada de una de sus grandes superproducciones, The Crown.

HBO Max

Un nuevo conglomerado de Warner. Junto con Netflix, HBO España es la segunda gran plataforma de streaming en el país. No se sabe por ahora de qué manera encajará este actual servicio con la futura HBO Max, el nuevo conglomerado que WarnerMedia lanzará en Estados Unidos en primavera del 2020, y que incluirá en su oferta a HBO, New Line, DC Entertainment, CNN, TNT, TBS, truTV, The CW, Turner Classic Movies, Cartoon Network, Adult Swim, Crunchyroll, Rooster Teeth y Looney Tunes. En su catálogo estarán títulos como Friends, que dejará Netflix, y The Big Bang Theory, que solo podrá verse aquí. También clásicos como El príncipe de Bel-Air y nuevas series como Batwoman, Dune: The Sisterhood, Tokyo Vice, The Flight Attendant, Love Life y una precuela animada de los Gremlins. Se especula con que podría costar alrededor de 16 dólares al mes, pero no existe confirmación oficial.

Peacock

Apuesta por los clásicos. La cadena americana NBC anunció esta semana su entrada en el negocio del streaming con un servicio llamado Peacock, que saldrá en abril del 2020 e incluirá  títulos como The Office, que desde el 2021 dejará Netflix y se incorporará en exclusiva a su catálogo. Otras de sus apuestas serán versiones actualizadas o derivados de clásicos como Salvados por la campana, Galáctica, estrella de combate y Punky Brewster.

 

Filmin, Sky, AXN Now

Más oferta. Más allá de los grandes nombres, existen otros servicios de streaming alternativos en España como Filmin, que por 7,99 euros al mes, ofrece un contenido orientado a series y cine de autor (14,99 con tres películas de estreno); FlixOlé, Sky y AXN Now. Eso en cuanto al entretenimiento, porque en materia de deportes también es posible abonarse a las plataformas de Mitele Plus y DAZN.

Los servicios de «streaming» reinventan la publicidad

Beatriz Pallas

Netflix y HBO defienden la suscripción sin anuncios mientras Hulu perfecciona su sistema de televisión avanzada. YouTube renuncia al modelo de abonados

La serie Stranger Things estrenará su tercera temporada el 4 de julio y el primer misterio del mundo Del Revés ha llegado de la mano de los chicos de Hawkins en forma de anuncio de Coca Cola. No se trata de una publicidad convencional. Una sorprendente estrategia comercial ha convertido en icono de los nuevos capítulos a la New Coke, un refresco que se puede calificar como el mayor fracaso comercial de la historia de la multinacional. Era el año 1985 y, en un intento de combatir la pujanza de Pepsi, la compañía quiso reinventar su famosa fórmula secreta con una marca nueva y chispeante, pero esta tuvo que ser retirada del mercado por su escasa aceptación. Ahora Netflix y Coca Cola han vinculado sus nombres en una extraordinaria alianza sin contraprestación económica alguna y en la que tampoco existe un refresco que vender. El interés que las vincula es algo intangible escondido en la memoria de una generación que aún se emociona con la sintonía de aquel anuncio. «El objetivo es utilizar los propios recuerdos para vincular a la audiencia con el programa; al mismo tiempo, para Coca Cola posicionarse en una serie de tanta resonancia genera emociones e impresiones positivas», explica Elena Neira, profesora de Ciencias de la Información de la Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y experta en nuevos modelos de distribución audiovisual. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La guerra del «streaming» que explotará este otoño