Los «big data» de la artrosis

Un equipo gallego utilizará la minería de datos para clasificar los distintos tipos de la patología y ajustar las terapias


redacción / la voz

El cáncer no es una enfermedad. Son muchas, y no hay una sola quimioterapia para tratarlas, sino una específica para cada tumor. La artrosis tampoco es una única patología, pero todos los pacientes reciben la misma terapia: analgésicos para frenar el dolor. El desgaste de las articulaciones, que puede llevar a la incapacidad de los afectados, responde a varias causas, a distintos fenotipos, e identificarlos mediante la utilización de técnicas de big data para ajustar los tratamientos y detectar nuevas alternativas terapéuticas para cada uno de ellos es el objetivo del Grupo de Investigación de Reumatología del Instituto de Investigación Biomédica de A Coruña (Inibic). Su propuesta, que llevará a cabo con otros cinco equipos del hospital herculino, fue seleccionada para su financiación dentro del exclusivo programa de excelencia del Instituto de Salud Carlos III, el mayor organismo de financiación de la investigación biomédica en España. Solo se aprobaron diez proyectos dentro de esta categoría para toda España, cada uno de ellos financiado con medio millón de euros, y uno de ellos fue el gallego.

El mismo equipo fue beneficiado el pasado año, por parte del mismo instituto, con otro proyecto de un millón de euros para buscar biomarcadores genéticos que permitan predecir la respuesta a la terapia biológica y determinar cuándo remite la enfermedad. De lo que se trata ahora es de dar un paso más y establecer el fenotipo de los pacientes a partir de sus datos clínicos, genéticos, proteómicos y de los obtenidos por imágenes médicas. Los investigadores sospechan que existen cuatro grupos de artrosis: la biomecánica, asociada con los deportistas profesionales que someten a un gran estrés sus articulaciones; la derivada del envejecimiento, que es la más común, pero en la que el proceso de deterioro es más lento; la relacionada con alteraciones metabólicas como la obesidad y la diabetes; y la inflamatoria, en la que el desgaste se produce por la liberación de citoquinas o radicales libres.

El VIH también influye

Pero los científicos también trabajarán en otros potenciales fenotipos: el relacionado con infecciones víricas como la hepatitis o el VIH, para los que se examinará a pacientes con sida para probar un modelo de deterioro rápido de las articulaciones, y el que se cree que podría corresponder con la psoriasis, que presentaría un nivel de inflamación alto asociado con alteraciones metabólicas. Para confirmar las observaciones se examinarán los datos derivados de 4.110 pacientes en un trabajo que, además de al Grupo de Reumatología, involucra a los de Epidemiología Clínica, Informática, Virología Clínica, Genética y Biomarcadores de Cardiología.

«Hasta ahora la artrosis estaba considerada como un fenotipo único, lo que limitaba el avance en los tratamientos, pero nuestro trabajo será muy útil, por una parte, para la investigación futura de fármacos dirigidos a cada tipo de pacientes, porque identificaremos nuevas dianas y sabremos dónde atacar y, por otra, porque podremos clasificar a los pacientes en función de sus características y tratarlos según ellas. Con este planteamiento, los fármacos tendrán que ser diferentes», explica Francisco Blanco, responsable del grupo de Reumatología y director médico del Inibic.

Los equipos trabajarán con una enorme cantidad de datos. Y ahí es donde entra en juego la tecnología de big data, que permitirá establecer patrones comunes entre la ingente información disponible para poder clasificar de forma automática los fenotipos de la artrosis. Es algo que será posible gracias a un proyecto anterior, un Innterconecta de la Xunta, que fue liderado por la empresa Altia en colaboración con los científicos del Inibic y que permitió desarrollar una aplicación, AppInvest, que integra toda la información disponible, el paso fundamental para poder analizarla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

Los «big data» de la artrosis