«Brexit», un divorcio difícil


Establecer una relación personal nunca es fácil. Intentar armonizar los hábitos y elaborar un proyecto de vida en común requiere, además de los afectos, de una gran voluntad para hacerlo. Lo mismo sucede cuando se trata de una relación laboral, empresarial o supranacional. Así, el acceso a la Unión Europea, antes la Comunidad Económica Europea, supuso un gran esfuerzo para todos y cada uno de los países que inicialmente la pusieron en marcha y para los que con posterioridad quisieron incorporarse, incluyendo a España.

Cuando los seis socios fundadores arrancaron la CEE en 1957, Gran Bretaña no se encontraba entre ellos. Esta fue vetada en 1961 y 1967 por Charles de Gaulle. Al abandonar el presidente galo su cargo en 1969, Gran Bretaña lo volvió a pedir y fue admitida en 1973, cuando el proyecto estaba en pleno funcionamiento mientras que el país isleño se hallaba inmerso en una crisis económica.

Sin embargo, su incorporación nunca fue total. No solo celebró un referendo sobre su permanencia en la CEE tan solo dos años después de su ingreso, sino que en 1985 rechazó el Tratado Schengen sobre la libre circulación de personas y en 1988 la Unión Económica y Monetaria, con lo cual no adoptó el euro como su moneda.

No obstante, interesada en un gran mercado para sus productos, apoyó de manera decidida el crecimiento de la UE abriendo sus fronteras a los nacionales de los países bálticos, de Polonia y la República Checa. La masiva llegada de inmigrantes no fue bien acogida por las clases trabajadoras, que vieron cómo sus puestos eran ocupados por personas muy bien formadas con sueldos más bajos. He ahí el origen de la campaña pro brexit.

Hoy, cuando la fecha tope para la negociación se acerca de manera inexorable, la cuota pesquera, la competitividad y la resolución de las disputas son algunos de los puntos que, ante la falta de acuerdo, serán debatidos directamente por Boris Johnson y Von der Leyen. Todo con tal de acabar este matrimonio que arrancó viciado con los menos perjuicios posibles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Brexit», un divorcio difícil