Los hitos que trazaron el carácter del diseño gallego

De la necesidad y el ingenio nacieron símbolos culturales; un talento que también generó industria. De la moda, pasando por la cerámica o los motores diésel, estos son algunos de los diseños que enriquecieron a Galicia

Mercados

Redacción / La Voz

En la época de los castros, a sus moradores ya les surgió la necesidad de diferenciarse, de crear una identidad. Los linteles de aquellas construcciones pueden ser considerados los precursores de los sitios web corporativos. Sin embargo, los primeros diseñadores como tal llegaron más tarde. «O deseño diferénciase da arte en que responde a unha necesidade industrial e comercial, está orientado a un produto que se vende, asígnalle valores. A pintura é o obxecto en si mesmo, non se produce en serie», explica Manuel Gago, periodista especializado en diseño y desarrollo de medios digitales y comisario de la exposición Galicia 100, una recopilación de los objetos que marcaron la historia de la comunidad.

A la hora de fijar el punto de inicio, Gago se queda con las marcas de agua de la industria del papel en el siglo XVIII. «Unha das primeiras aplicacións canónicas do noso deseño». Cien años después, «a finais do século XIX, as augas minerais póñense de moda en Europa. A primeira publicidade moderna de Galicia xorde coas empresas de augas minerais. Dende a etiqueta á forma das botellas: teñen que exportar e diferenciar un produto cun valor reducido». La industria conservera fue la siguiente a comienzos del XX. Nacen las marcas. «Nun tempo sen televisión e apenas radio, co cinema comezando aínda, o deseño gráfico produce as imaxes nas que encarna a Galiza moderna: produtos, revistas, xornais, libros, carteis de festas e comunicacións publicitarias ou políticas», apunta el diseñador Pepe Barro en una investigación que pronto verá la luz. Un siglo más tarde, las técnicas han evolucionado pero las dificultades de los creativos son parecidas. «O márketing visual é unha materia pendente en moitas empresas. Non é accesorio. Avanzouse moito nos últimos 20, 30 anos. Pero aínda queda. Hai que entender o seu valor e o custo que leva a facer bos deseños», alerta Gago.

Pero el diseño no solo es una herramienta publicitaria, en la industria es el eje mismo del producto: de un mueble, de un aparato electrónico, de una joya o de un vestido. «Detrás de un buen zapato se combinan conocimientos de moda, podología, ergonomía, materiales y hasta física», resalta José Ramón Méndez, el director de la Escola de Deseño Industrial de Ferrol. La técnica con la que se desarrolla un sistema de iluminación, un ascensor o los asientos de un automóvil, recuerda, también son diseño. Una disciplina donde la creatividad no llega sin la técnica. El precedente del submarino, de Sanjurjo Badía, o el del libro de electrónico, de Ángela Ruiz Robles, se idearon en Galicia. También la transformación patentada de los motores gasolina a diésel. Lo hizo un «artesano» de los vehículos, Eduardo Barreiros. «No tengo casi nada, pero tengo talento y dedicación», dice Méndez que ese es el eje del diseño creativo industrial.

Sintoniza la antena

La gallega Televés es una de las empresas que más piezas patentan en la comunidad. Su parabólica amarilla es todo un símbolo del diseño industrial «made in Galicia».

Valor añadido

«O primeiro márketing moderno de Galicia xorde coas empresas de augas minerais. Teñen que exportar un produto cun valor reducido e crear un elemento diferenciador no mercado», apunta el experto en diseño digital, el profesor de la USC Manuel Gago.

El diésel de Barreiros

Galicia puede estar hoy en el mapa de la automoción por la factoría Citroën de Vigo pero antes, en 1954, un ourensano, Eduardo Barreiros, puso en marcha su propio imperio. Chrysler lo compró en 1969. Duró casi diez años más hasta su desaparición.

Talento hundido

La querencia del ingenio gallego por los mundos submarinos se reprodujo en los inventos de Antonio Sanjurjo Badía, considerado el precursor del submarino gracias a su boya lanzatorpedos ideada en 1898 para defender la ría de Vigo de un hipotético ataque de EE. UU.

El eslogan

El productor ejecutivo de la serie «Corrupción en Miami» nombró a la firma Adolfo Domínguez proveedora oficial del proyecto. Don Johnson lució mejor que nadie los trajes de lino y dio sentido al lema sobre la belleza de sus formas. «Domínguez rescatou un tecido esquecido no armario masculino», cuenta Lola Dopico.

Huella gallega

.

La concha de vieira es tal vez uno de los símbolos más universales de Galicia. Emblema del Camino de Santiago, portar el caparazón del bivalvo podía servir como una demostración de que se había llegado al fin del mundo. El producto marino era la prueba.

Diseño popular

.

A mediados del siglo XX la planta levantada por Ibáñez en Cervo tomó un nuevo rumbo por parte del hijo de una leyenda, Camilo Díaz Baliño. Isaac escribió con mayúsculas su aportación a la marca con una porcelana que hizo del azul cobalto su insignia.

Vehículos de emergencias

Galicia consolidó su posición líder en la automoción de los cuatro por cuatro. Fundada en 1981 por antiguos empleados de IPV, Urovesa se convirtió al momento en proveedora del Ejército Español.

El inicio del imperio

Fue la prenda original fabricada por Amancio Ortega bajo las siglas de la primera empresa que creó con su anterior mujer, Rosalía Mera. Se llamaba GOA, las iniciales de su nombre al revés. Se vendían en mercerías en los años 70. Hoy son son objeto de museo y toda una señal de vanguardia. De aquí surgió Inditex.

 ¡Miau!

«Foi a primeira marca de conservas creada en Galicia por Alfageme no 1914», subraya el diseñador Pepe Barro. Alimento de ejércitos, la comunicación visual fue su mejor arma para orientarse hacia su nuevo mercado.

El futbolín

.

La creación de Alexandre de Fisterra aún ocupa espacios centrales en las salas de juegos. Ni el más sofisticado de los videojuegos ha podido matar a su invento de la década de los 60.

La primera industria

El papel fue una de las primeras actividades manufactureras de Galicia en el siglo XVIII. Fue necesario pensar una forma de diferenciarse: de ahí nacieron las marcas de agua como esta, de la planta reconvertida hoy en un pazo en Rois.

«Somos el único centro universitario que se dedica, en exclusiva, al diseño industrial»

M. Méndez
.

No es una facultad al uso ni pretende serlo. Los pasillos de la Escola de Deseño Industrial de la UdC en el campus de Ferrol invitan a contemplar. También sus «aulas de creación», espacios comunes donde trabajan los estudiantes, contiguos a los despachos de los tutores. Cada metro cuadrado se aprovecha para exponer bocetos y maquetas de los alumnos. Unos trabajos que son supervisados no solo por los profesores del centro, sino también por directivos de las empresas con las que colaboran. Desde Sargadelos a Seat, Inosa, el CTAG o Calzados Nosal. «Impartimos una formación interdisciplinar. De los 43 profesores solo ocho son exclusivos de la titulación. El resto provienen de otros grados. Hay expertos en informática, física, mecánica o polímeros», incide el director José Ramón Méndez.

Seguir leyendo

«A xeración dos 80 transformou para sempre o panorama da moda galega»

M.Méndez
.

 

Mientras unos bailaban con la movida y otros no se despegaban de las butacas del cine por culpa de Almodóvar, Galicia asistía a golpe de escaparates y pasarelas a la generación de los diseñadores que iban a cambiar para siempre el mapa de la moda del país y del mundo. Inditex daba sus primeros pasos al mismo tiempo que Gene Cabaleiro, «o noso Versace», deslumbraba con su tienda de París, Luis Carballo era el publicista perfecto y Adolfo Domínguez nos convencía de que el bótox, al menos en las prendas, no era buena idea.

Seguir leyendo

«A peza gráfica máis internacional e coñecida de Galicia é un documento»

M. Méndez
.

Si buscamos en los archivos los orígenes de nuestra comunicación visual, recuerda el diseñador gráfico Pepe Barro que «antes do século XVIII é difícil falar de deseño, fóra dos códices e dos libros, pero non podemos desbotar toda a riqueza simbólica xerada anteriormente». Piezas, continúa, «deseñadas» sin la intervención de profesionales. El primero de estos hitos es para él el lintel de un castro, el de los Camali, que se puede ver en el Museo Arqueológico de Briteiros, en Guimarães. «Foron os primeiros rótulos comerciais e persoais, querían marcar unha identidade», explica.

Seguir leyendo

«A industria aínda non incorporou o deseño como un valor diferencial e estratéxico»

M. Méndez
.

Galicia cuenta con ingredientes suficientes para ocupar una posición relevante en el mundo de la edición y fabricación de mobiliario contemporáneo. Eso es lo que creen y defienden Ricardo Tubío y Xabier Rilo, responsables de uno de los estudios más reconocidos de la comunidad, Cenlitrosmetrocadrado. A recursos como la madera se une una importante capacidad productiva y de transformación industrial y artesanal. ¿Qué falla? Los dos creativos no dudan al indicar la asignatura pendiente: «Pontes de unión entre o deseño e a industria».

Esta falta de entendimiento, subrayan, es una constante desde mediados del siglo pasado. «Non se incorporou o deseño dende un punto de vista estratéxico, co obxectivo de crear unha cultura da creatividade e innovación no sector», apunta Ricardo. «A falta de resposta dende a industria que tiveron as pezas deseñadas por autores galegos dende os anos cincuenta reflexa esta desconexión», lamenta. Los hermanos Jesús y Alejandro de la Sota, Xosé Bar Bóo o Isaac Díaz Pardo son algunos de sus referentes. Con doce años de experiencia colaborando con empresas e instituciones, reconocen que «a entrada no mercado das grandes multinacionais cunha nova filosofía de produto está a producir grandes cambios nos patróns de compra de mobles. O valor material ou a durabilidade deixan de ser os factores determinantes en beneficio doutros como o custe ou a funcionalidade».

Seguir leyendo

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
13 votos
Comentarios

Los hitos que trazaron el carácter del diseño gallego