Nueva noche de disturbios en Estados Unidos una semana después del asesinato de George Floyd

Trump recomienda desplegar a la Guardia Nacional y amenaza con movilizar al Ejército. La autopsia oficial confirma que la muerte del hombre de Mineápolis fue un homicidio.

Saqueos en Manhattan
Saqueos en Manhattan

Redacción / Agencias

Estados Unidos ha vivido una nueva noche de protestas y disturbios, pese a los toques de queda declarados en las principales ciudades, cuando se cumple una semana de la muerte de George Floyd, un hombre afroamericano que falleció a manos de un policía blanco en Mineápolis.

En la capital, Washington DC, algunos manifestantes seguían en partes del centro de la ciudad, pese a que las fuerzas de seguridad intentan dispersarlos; lanzan piedras y destruyen los escaparates de las tiendas. Pasadas las 23.00 hora local, todavía hay manifestantes en las calles y un helicóptero militar sobrevolaba la zona en un intento de dispersar a la multitud, ya que vuela a baja altura para crear un fuerte viento y que se levante la suciedad y arenilla del suelo.

Minutos antes del toque de queda, que se inició a las 19.00 hora local, la policía dispersaba con pelotas de goma y gases lacrimógenos a los manifestantes congregados junto a la Casa Blanca para que el presidente, Donald Trump, pudiera salir a pie poco después y fotografiarse con una Biblia junto a una iglesia próxima.

Mientras, en Nueva York, al caer el sol comenzaban los primeros saqueos en la que supone la quinta jornada consecutiva de protestas en la ciudad por la muerte de Floyd. A las 9 de la noche hora local, la enorme tienda de Microsoft de la lujosa Quinta Avenida estaba siendo saqueada por jóvenes manifestantes pese a los grandes tablones de madera colocados en las puertas del establecimiento para tratar de evitar un ataque, que fueron arrancados de cuajo.

Donald Trump
Donald Trump

Los primeros asaltos de las tiendas se producían pese a la importante presencia policial en la zona, con varios vehículos policiales a apenas dos manzanas de Microsoft. Las fuerzas de seguridad, sin embargo, trataban de mantener el orden en la privilegiada zona de la Gran Manzana, donde se vieron a primera hora de la tarde multitudinarias manifestaciones pacíficas, que luego se tornaron violentas.

Tras presenciarse finalmente en la tienda de Microsoft, los policías arrestaron a uno de los asaltantes, pese que fueron decenas de personas las que entraron en la tienda para robar productos electrónicos, deteniendo a al menos dos personas más poco después en las inmediaciones. No se libraron tampoco las tiendas de Nintendo, Michael Kors, Kate Spade o Barnes and Noble de la Quinta Avenida, mientras que la policía se enfrentó con jóvenes que irrumpieron en un establecimiento ubicado en el Rockefeller Center.

En Atlanta, la policía barrió las calles del centro en un intento de dispersar las protestas después de la entrada en vigor de los toques de queda a las 21.00 horas. La cadena de televisión CNN señaló que los manifestantes tiraron piedras a los agentes que respondieron con gases lacrimógenos. Poco después, la situación se calmó, aunque la policía de la urbe ha informado de que al menos 52 personas han sido detenidas este lunes.

Entretanto, en la costa oeste, en Los Ángeles, la policía arrestó a decenas de personas que estaban en la calle tras el comienzo del toque de queda en Sunset Boulevar, en Hollywood, según medios de comunicación locales. Asimismo, se registraron saqueos en Van Nuys Boulevard .

En otro punto de país, en Texas, se produjeron altercados entre manifestantes que habían cerrado un puente en Dallas y la policía, que procedió a detenerlos. Los agentes arrojaron gas lacrimógeno contra los participantes en la protesta, algunos de los cuales fueron detenidos. Muchos de ellos se sentaron en el suelo para evitar que la policía avanzara por el puente.

Por otro lado, en Chicago, en el estado de Illinois, miles de personas participaron en protestas pacíficas en las áreas de Lakeview y Uptown, y se han producido saqueos en varios barrios. 

Trump no descarta movilizar al Ejército

Trump recomendó a los gobernadores de los diferentes estados desplegar a la Guardia Nacional «en cantidades suficientes» para detener las protestas y avisó de que, si se niegan, movilizará al Ejército estadounidense a este respecto. «Desplegaré al Ejército de Estados Unidos y rápidamente resolveré el problema por ellos», ha indicado Trump durante un discurso pronunciado desde la Casa Blanca en el que ha hecho hincapié en «parar la violencia y restablecer la seguridad y protección en Estados Unidos» con una «presencia abrumadora» de efectivos.

El presidente ha clarificado que movilizará militares invocando la ley 1807 y en que los recursos federales han de destinarse a detener los disturbios y los saqueos. «Voy a movilizar todos los recursos federales disponibles, civiles y militares, para parar los disturbios y los saqueos, para acabar con la destrucción y los incendios y para proteger los derechos de los estadounidenses respetuosos con la ley», ha detallado. También, ha informado de que ha tomado medidas «rápidas y decisivas» para proteger la capital estadounidense, Washington. «Lo que sucedió en esta ciudad anoche fue una desgracia total», ha lamentado. «Mientras hablamos, he enviado a miles y miles de soldados fuertemente armados, personal militar y agentes de la ley para detener los disturbios, el saqueo, el vandalismo, los asaltos y la destrucción sin sentido de la propiedad privada», ha precisado. Mientras, también ha trasladado que el toque de queda de las 19.00 horas «se reforzará estrictamente».

Autopsia oficial: homicidio

Las protestas de esta noche se producían cuando se cumple una semana de la muerte de Floyd y después de conocer las conclusiones del forense del condado de Hennepin sobre las causas del fallecimiento del hombre de Mineápolis (Minesota, EE.UU.) que fue violentamente detenido por un policía blanco. 

Según el documento, hecho público por el diario The Washington Post, Floyd pereció de «paro cardiopulmonar que se complicó con el subyugamiento, limitación y compresión del cuello» el pasado 25 de mayo a las 21.25 hora local (02.25 GMT). Añadió que la víctima sufrió las lesiones que llevaron a su fallecimiento cuando fue inmovilizado por las fuerzas del orden.

Ese examen médico agregó que Floyd padecía problemas del corazón y apunta a una «intoxicación de fentanilo y consumo reciente de metanfetamina» como «condiciones significativas», pero no precisa si contribuyeron a su muerte.

Esa autopsia se hizo pública después de que el examen médico ordenado por la familia de Floyd se difundiera este lunes y confirmara que falleció por «asfixia debido a una presión sostenida». De acuerdo con ese informe solicitado por la familia, «hubo una compresión del cuello y de la espalda que llevaron a una falta de riego sanguíneo al cerebro» de Floyd, anunció el abogado de los parientes de la víctima, Benjamin Crump, en una rueda de prensa.

El lunes pasado, los transeúntes que se encontraban en el lugar del suceso grabaron con las cámaras de sus móviles un vídeo en el que se ve al policía Derek Chauvin presionando el cuello de Floyd con una rodilla durante casi nueve minutos y las quejas de este de que no podía respirar.

El examen médico preliminar que se incluyó en la denuncia contra Chauvin, que fue detenido la semana pasada y acusado de asesinato en tercer grado y homicidio imprudente, no encontró «hallazgos físicos que apoyen el diagnóstico de una asfixia traumática o estrangulamiento».

El próximo lunes, 8 de junio, se instalará el velatorio de Floyd en Houston (Texas), donde vive su familia y al día siguiente, martes, será el funeral. Pero antes, este jueves 4 de junio, tendrán lugar exequias en Mineápolis, donde Floyd residía cuando falleció, y también en Carolina del Norte -donde nació- , el sábado, 6 de junio. 

Trump aviva más el caos con las protestas acechando a la Casa Blanca

rosa paíno
Los aAntiditurbios mantuvieron a raya a los manifestantes en el parque Lafayette, frente a la Casa Blanca
Los aAntiditurbios mantuvieron a raya a los manifestantes en el parque Lafayette, frente a la Casa Blanca

Pide una respuesta dura a los gobernadores para no parecer «una panda de idiotas»

La movilización contra el racismo ha prendido en Estados Unidos como nunca desde la muerte de Martin Luther King espoleada por el lenguaje de Donal Trump, el estrés por el confinamiento y 40 millones de nuevos parados. Un peligroso cóctel social en mitad de la pandemia y en año electoral. Ni la activación de la Guardia Nacional en quince estados ni los toques de queda evitaron la sexta noche de violencia racial en más de cuarenta ciudades de todo el país en protesta por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco en Minneapolis. El caos llegó la noche del domingo al lunes hasta las misma puerta de la Casa Blanca. La noche anterior el Servicio Secreto tuvo que resguardar a Donald Trump durante al menos una hora en el búnker subterráneo de la residencia presidencial, según difundieron  varios medios estadounidenses

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Nueva noche de disturbios en Estados Unidos una semana después del asesinato de George Floyd