¿Dónde está Daniel Ortega?

El presidente de Nicaragua lleva sin aparecer desde el 12 de marzo y los rumores se han disparado


Bogotá / E. La Voz

Ni alocuciones en los medios de comunicación, ni reuniones. Daniel Ortega no se manifiesta. El ex guerrillero izquierdista, presidente de Nicaragua, lleva sin aparecer públicamente desde el pasado 12 de marzo. Ha pasado ya un mes desde que realizó una reunión virtual con los dirigentes de los países vecinos para coordinar las acciones contra el coronavirus. A partir de entonces, silencio.

La incomparecencia de Ortega, como no podía ser de otra forma, ha generado todo tipo de rumores sobre su estado de salud. Se ha llegado a especular que puede estar contagiado con el COVID-19 o, incluso, que puede estar muerto. Pero Rosario Murillo, vicepresidenta y primera dama, descartó la pasada semana estas especulaciones. «Nuestro comandante Daniel aquí trabajando, dirigiendo, coordinando todos los esfuerzos que estamos y seguimos realizando», dijo la esposa del mandatario durante su alocución diaria en los medios de comunicación afines al Gobierno.

El comandante sandinista no es un líder dado a muchas apariciones. Apenas ha hecho presencia pública en 84 días de los últimos 729, según el portal Confindencial.com.ni, que ha contado sus actos desde la explosión de las protestas antigubernamentales, iniciadas el 18 de abril de 2018, y que dejaron al menos 325 muertos.

Ausencia en un funeral

Las especulaciones, eso sí, se dispararon la pasada semana, después de que Ortega decidiese no asistir al funeral de Jacinto Suárez, un militante histórico del Frente Sandinista, considerado amigo personal del presidente. Ambos pasaron siete años en prisión durante la dictadura somocista. A pesar de los rumores, la mayoría de los seguidores de Ortega, y también de la oposición, piensan que el mandatario no está enfermo.

«Es una costumbre de él desde que es presidente. En el mejor de los casos, está en un centro turístico resguardado, porque es un cobarde y sabe que el COVID-19 lo podría matar», dijo la ex guerrillera y disidente sandinista, Dora María Téllez, a la W-Radio colombiana.

Salir del confinamiento

«La información extraoficial que circula es que Daniel saldrá de su confinamiento y anunciará medidas como la cuarentena y el distanciamiento social. Es su estrategia de esperar a ser el último para luego hacerse el resucitado, el gran salvador, cuando realmente el brote ha avanzado mucho», comentó la periodista Lucía Pineda, al portal costarricense La Teja.

Daniel Ortega, como relata la comunicadora, está siendo muy cuestionado en su país por no haber seguido las recomendaciones de la OMS para frenar al coronavirus. El Gobierno no ha decretado medidas de distanciamiento social. Los colegios han estado abiertos hasta el descanso ordinario por Semana Santa y, por el contrario, el Ejecutivo ha alentado a organizar varias concentraciones multitudinarias.

Concentraciones de gente

El pasado 14 de marzo llegó a convocar una manifestación con el eslogan «Amor en tiempos del coronavirus» en el que participaron centenares de seguidores del presidente, y funcionarios. Además, el Gobierno sigue promoviendo ferias y actividades deportivas donde se da gran afluencia de personas, junto a procesiones de Semana Santa, a pesar de que la Iglesia ha pedido quedarse en casa.

«Nos preocupa la falta de distanciamiento social, la convocatoria de reuniones masivas. No preocupan las pruebas, el rastreo de contactos y la notificación de los casos», advirtió el martes Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud. Nicaragua registra oficialmente seis casos positivos y un muerto por la pandemia mundial.

«A Nicaragua le cuesta respirar»

MARÍA GUNTÍN

Un cooperante gallego en el país centroamericano reclama justicia y solidaridad con una nación masacrada

«Me duele respirar y a Nicaragua, le cuesta», fueron las últimas palabras de Álvaro Conrado, aunque allí, en su tierra, lo conocían como Alvarito. Era estudiante y fue asesinado de un tiro en el 2018. Creían que llevaba algo en la mochila, pero cuando se la abrieron para comprobarlo, Álvaro apenas respiraba y sus asesinos vieron que eran solo botellas de agua. No lo atendieron en el hospital, por orden directa de los mandatarios del Gobierno de Daniel Ortega. Igual de dolorosa es la historia de Júnior Gaitán de Masaya, que fue asesinado a quemarropa. Tenía tan solo 15 años.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

¿Dónde está Daniel Ortega?