.

Nicaragua al rojo vivo

El aparato represivo del régimen nicaragüense mata más y más rápido que el de su homólogo venezolano, Nicolás Maduro. Su núcleo duro también está formado por elementos paramilitares que disparan a la cabeza, al cuello y al tórax, a matar.