El Celta entra en fase 0 con los test

Xosé Ramón Castro
x.r.c. VIGO

GRADA DE RÍO

Óscar Vázquez

La plantilla, comenzando por Hugo Mallo e incluidos Smolov y Pione Sisto, se sometió a la
prueba PCR, mientras Óscar García diseñaba la primera semana de entrenamientos en A Madroa

07 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El Celta dio el primer paso hacia la nueva normalidad al someterse sus jugadores, cuerpo técnico y personal del club a los test PCR ordenados por la LFP y que suponen el paso previo para la vuelta a los entrenamientos, prevista en principio para el próximo lunes. Hugo Mallo, el capitán, fue el primero en pasar por la clínica de A Sede a las nueve de la mañana y fue el doctor Cota, jefe de los servicios médicos, el encargado de cerrar la lista pasadas las cuatro de la tarde. Por el medio todos los futbolistas, incluidos Smolov y Pione Sisto, que rompieron el confinamiento y ahora deben pasar una cuarentena.

En su lento discurrir, la práctica totalidad de los jugadores resaltaron sus ganas de volver y las molestias del pinchazo e incluso el Toro Fernández recogió el sentir general con respecto al regreso en plena desescalada de la pandemia. «Un poco de miedo todavía te queda, pero si se vuelve a la actividad, pues mejor», precisó el charrúa.

No faltó nadie en un desfile que duró siete horas y que pese a realizarse en el centro de Vigo, apenas tuvo curiosos en los aledaños. Los jugadores llegaron uno a uno (Hugo, Denis e Iván Villar, los primeros), con un intervalo medio de diez minutos. En la entrada del edificio (en el acceso de la rúa Príncipe) fueron recibidos por personal del club que les entregaba mascarillas y guantes a los que llegaban sin ellos y recibían las indicaciones pertinentes. Unos 40 minutos después salían por una puerta lateral tras haberse hecho la prueba. «Molesta un poco», dijo Néstor Araújo del pinchazo. «Es sangre y ya está», resumió Rafinha, completamente vestido de negro y teñido de rubio.