La jugada maestra del Celta

La entidad llegó al final de un camino en el proceso concursal que muy pocas empresas alcanzan merced a la ventajosa negociación del convenio, el plan de pagos y las ventas de jugadores


vigo

El Celta solicitó al Juzgado de lo Mercantil la conclusión del concurso de acreedores al que se acogió en el año 2008. Un trámite al que en tiempos de crisis no muchas empresas pueden llegar. Ahora el órgano judicial debe dictar una resolución indicando que se ha puesto fin al concurso. Atrás quedan once años que comenzaron con el club en causa de disolución y que finaliza como uno de los más saneados del fútbol español. La negociación con los acreedores, especialmente con Hacienda y la entonces Caixanova, la quita del 85 % de la deuda ordinaria y los porcentajes de las ventas y los derechos de televisión hicieron posible el cambio radical en lo económico.

DECISIÓN

Acuerdo unánime del consejo de administración el 9 de junio del 2008

La cuenta atrás comenzó en junio del 2008, tiempo después de que la idea de acudir al proceso concursal sobrevolara por la cabeza de Carlos Mouriño, que por entonces ya había fichado a Antonio Chaves como director general para pilotar todo el proceso. El acuerdo del consejo fue unánime. La deuda estimada era de 87 millones de euros y el club se encontraba en causa de disolución.

INFORME CONCURSAL

Una deuda de 67,5 millones

El informe concursal de los administradores depositado en el juzgado de lo Mercantil de Pontevedra a principios de noviembre del año 2008 y que arrojaba un déficit de 67.520.637,2 euros, de los cuales 19,3 eran deuda privilegiada (a pagar en su integridad) y 27,5 ordinarios (en donde se sustentó la base de la negociación). El resto: 12,3 era deuda subordinada.

LA PROPUESTA

Quita del 85 % de los acreedores, conversión del 100 % en acciones y préstamo participativo con quita del 50 %

Fueron las tres opciones para el cobro que el Celta propuso a sus acreedores y con ella consiguió rebajar la deuda a 30,4 millones, la cantidad con la que salió el club del convenio de acreedores aprobado en el Juzgado Mercantil de Pontevedra el 30 de junio del 2009. Por las dos opciones de quita se descontaron 19,5 millones y 23 acreedores convirtieron 13,5 millones en acciones.

LAS NEGOCIACIONES

Caixanova aceptó una quinta de 8 millones, Hacienda de 11.8 y los acreedores minoritarios 10,5

La negociación del Celta en los meses previos a debatirse el convenio concursal derivó en que la Agencia Tributaria, a quien el club debía 33,1 millones, aceptase una quita de 85% de la deuda ordinaria que traducido en dinero supuso un perdón de 11.848.443,60 euros, mientras que la entidad crediticia que dio paso a Abanca años después descontó de la deuda 8.033.189,25 euros. A estas dos cantidades había que sumarle la quita prevista de los acreedores minoritarios por valor de 10,6 millones. A cambio, el Celta se comprometió a abonar de un modo íntegro la deuda privilegiada con Hacienda (19,1, millones) a lo largo de once años. Con Caixanova el Celta tenía antes de solicitar el concurso diferentes créditos por valor de 20,3 millones de euros, repartiendo las diferentes modalidades de pago, conversión en acciones del club incluida por valor de 5,5 millones y que en su día convirtieron a la entidad en el segundo accionista del club. Luego desapareció.

LAS GARANTÍAS

Un 40 % de las ventas de jugadores y el 20 % de los ingresos por televisión iba destinado al pago concursal

Como garantía de pago y para sacar adelante el convenio concursal el Celta aceptó que el 40 % de la venta de un jugador y el 20 % de lo ingresado por el contrato televisivo (en los primeros años mucho más bajo) fuese a parar a amortizaciones de la deuda concursal con una larga serie de variables en función del año y de la categoría que tenía como objetivo preservar la supervivencia de la entidad.

VENTAS

El Celta vendió jugadores por valor de 116,5 millones desde el convenio concursal

A lo largo de estos once años el Celta demostró ser un equipo vendedor. En concreto a lo largo de este tiempo salieron del club 24 jugadores que dejaron en caja la cantidad de 116,5 millones de euros, una cifra muy superior a la inversión realizada, especialmente en los años más duros en donde todas las llegadas eran a coste 0. David Rodríguez, en el 2013, fue la primera compra post-concursal: costó 400.000 euros.

TELEVISIÓN

De 2 millones en el 2009 a los 51,6 actuales

Cuando el Celta salió del concurso percibía, en Segunda División, por derechos audiovisuales 2.001.481 euros, una cantidad que en once años se ha disparado, en parte por el nuevo contrato televisivo, hasta los 51,6 del último ejercicio auditado.

PERSONAL

Mouriño adelantó 8,1 millones que ya recuperó

Durante este período convulso y al margen de la deuda convertida en acciones, el presidente maneja oficialmente el 57,3 % (en realidad más), Carlos Mouriño hizo anticipos al club por valor de 8,1 millones de euros, que no se computaron como deuda concursal y que ya fueron cobrados íntegramente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La jugada maestra del Celta