La velutina, de la A a la Z

maría santalla REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

ANGEL MANSO

La avispa asiática no deja de ganar espacios en el territorio gallego. El objetivo es dar con el mejor método para controlar su expansión

28 mar 2020 . Actualizado a las 22:53 h.

En solo siete años, la velutina ha colonizado toda Galicia y ha pasado de ser un insecto desconocido a generar alarma entre la población por su presencia cada vez más intensa y por el miedo a su picadura que, aunque los expertos aseguran que no es más peligrosa que la de otras especies de avispa, ha producido ya tres muertes en la comunidad. Este es el diccionario de la velutina, cuyos términos son cada vez más familiares para los gallegos. 

A

Asiática. Su nombre científico es vespa velutina nigrithorax, pero coloquialmente se conoce como avispa velutina o asiática, o también avispón asiático. Estas últimas denominaciones hacen referencia a su origen, que los científicos sitúan en el norte de la India -por tanto, en Asia-. Se le ha llamado también asesina, porque es depredadora de otros insectos, fundamentalmente de abejas, aunque este nombre se utiliza cada vez menos, quizás para evitar la alarma. En algunas regiones de Asia la velutina es criada por el hombre en cajones en el suelo, y sus larvas se utilizan como alimento.

Alergia. Su picadura se equipara con la de la avispa autóctona y, como esta, es peligrosa en caso de personas alérgicas.

Apicultores. El sector de los productores de miel es el más perjudicado por su presencia, puesto que es una especie que captura abejas y causa graves daños a las colmenas. Las asociaciones de apicultores han alertado de importantes pérdidas de producción en los últimos años por el efecto de la avispa asiática.

Arpa eléctrica. Uno de los sistemas que los apicultores utilizan para proteger sus colmenas. Consiste en un engranaje de filamentos alimentado con una batería que impide el paso de la velutina y, con una descarga eléctrica, la hace caer a un recipiente con agua. Sí permite, en cambio, el paso de las abejas hacia las colmenas. Está dando buenos resultados desde que comenzó a utilizarse hace algo más de un año y su aplicación se está extendiendo entre los pequeños productores de miel. Hay modelos caseros y comerciales.

Abejero. Hasta ahora ha sido imposible frenar la expansión de la velutina en Galicia y se desconocía la existencia de depredadores naturales que pudiesen contribuir a ello. Una investigación desarrollada en O Salnés y O Morrazo por investigadores de la Universidad de Alcalá de Henares trata de determinar en laboratorio si, tal como parece a partir de los datos de campo obtenidos, el abejero europeo, un ave rapaz, tiene a la avispa asiática como pieza preferente de su alimentación.

B

Barco. La velutina, especie invasora, llegó por primera vez a Europa en un barco que, procedente del puerto de Yunnan (China) atracó en el año 2004 en Burdeos (Francia). El buque venía cargado de contenedores con recipientes de cerámica para el cultivo de bonsáis, y en ellos llegó al menos una reina en hibernación.

C

Colonización. Desde Lot-et-Garonne, el primer departamento de Francia en el que se detectó la presencia de nidos, la velutina fue extendiéndose rápidamente. Por el país galo primero. Por otros puntos de Europa, después. Su colonización ha sido veloz y, de momento, imparable.