Laca de uñas y proteínas para localizar los nidos de velutina

Una investigadora gallega desarrolla un sistema para calcular dónde están las colonias y eliminarlas


redacción / la voz

Una investigación de la Universidad de Vigo y financiada por la Diputación de Pontevedra está tomando la forma de un manual que espera llegar en poco tiempo a los apicultores y personas interesadas en la velutina. En esta publicación se explica un método asequible, eficaz y relativamente fácil de localizar los nidos de ese insecto para poder eliminarlos. La responsable de ese estudio es la investigadora Sandra Rojas, quien explica que «uno de los métodos más efectivos para reducir la población y el impacto de la velutina es destruir los nidos». El problema, argumenta, es que estos suelen ser detectados muy tarde, cuando los árboles pierden sus hojas en otoño. «En ese momento localizarlos no sirve de mucho, porque muchas veces las reinas ya abandonaron el nido para hibernar». El objetivo que se marcaba la investigación era, por tanto, conseguir localizar los nidos cuando la población de insectos todavía está aumentando.

El estudio tomó como base el conocido como método chino, que consiste en el seguimiento activo de la avispa, caminando, hasta el nido. Un sistema que «tiene muchas limitaciones», tal como explica Sandra Rojas: «Las avispas se paran, intentan quitarse los hilos que se les ponen para identificarlas, y además es complicado porque hay que ir mirando hacia arriba y caminar deprisa para seguirlas».

El objetivo de Rojas era mejorar ese sistema. «En verano lo que hicimos fue poner cebaderos de proteína, pollo y pescado. Las avispas cortan un trozo de esa carne y se la llevan directamente al nido, así que comenzamos a marcarlas con colores, con pintaúñas o con pinturas convencionales para abejas». Entonces «lo que hacemos es colocarnos en el cebadero y anotar el momento de la salida y la dirección, y así obtenemos las rutas de alimentación de todos los individuos que están yendo al cebadero. Con esas rutas y en función del tiempo que tardan, puedo establecer áreas donde probablemente están los nidos».

El método ensayado por la investigadora no solo permite calcular la dirección en la que se encuentran los nidos, sino también la distancia a la que están. «A través de este sistema pueden localizarse el 80 % de los nidos. Para el otro 20 %, los de más difícil detección, lo indicado es el método chino», explica Rojas. «Es un sistema bastante práctico, que puede hacer cualquiera con una brújula. Yo recomiendo que lo hagan entre dos apicultores», dice. ¿Cuándo? «Lo ideal es en primavera y comienzos de verano, porque la mayor demanda proteica de la velutina es cuando la población está aumentando».

Científicos del Institut National de la Recherche Agronomique francés y de la universidad inglesa de Exeter han desarrollado una técnica de detección de nidos, pero de una mayor complejidad que la que ensaya Sandra Rojas. Se trata de equipar a los insectos con un dispositivo de localización que se coloca en su abdomen, de tal manera que cuando la avispa regresa al nido, los investigadores pueden averiguar su situación a través de las señales que emite el localizador. El método, dice Sandra Rojas, es eficaz pero costoso -cada localizador cuesta en torno a 200 euros-. Además, el artilugio tiene un alcance de 800 metros y el rango de vuelo de la velutina puede llegar a ser de cinco kilómetros.

A lo largo de este año, Sandra Rojas espera poder trabajar con ese equipo de investigadores europeos para intercambiar conocimiento y experiencias que les permitan avanzar en el objetivo común de frenar la expansión de la velutina en Europa.

Las altas temperaturas provocan el despertar anticipado de la velutina

maría santalla
Nido primario de avispa asiática velutina.Nido primario de avispa asiática
Nido primario de avispa asiática

Se ha detectado en las Rías Baixas, en zonas en las que el eucalipto ya ha florecido

Si la velutina mantuviese su comportamiento habitual, sus reinas deberían seguir hibernando todavía unas semanas, hasta bien avanzado el mes de marzo. Pero a la avispa asiática le gusta salirse del guion, y lo ha hecho una vez más. Las altas temperaturas de los últimos días han hecho que algunas reinas despertasen y comenzasen, de forma anticipada, su ciclo anual, que se abre con la construcción de nidos primarios. El fenómeno ha ocurrido, constatan los apicultores, en las Rías Baixas, donde se han visto ya las primeras velutinas.

Temperaturas por encima de veinte grados durante el día y ausencia de heladas por la noche han permitido que las reinas hayan despertado en esa zona. Otro factor puede contribuir a ello: la floración del eucalipto, que proporciona comida para la especie. «Hai xa quen relaciona a floración do eucalipto coa avespa. Na natureza está todo relacionado con todo», explica Xesús Asorey, portavoz de la Asociación Galega de Apicultura (AGA).

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

Laca de uñas y proteínas para localizar los nidos de velutina