«Su madre me pidió que hablase con él, pero a los dos días murió de sobredosis»

Los amigos del joven coruñés fallecido se concentraron donde compró la droga para alertar sobre «la vuelta de la heroína»

Chano Planas, Juan Carlos Bas y Manolo Planas, en el gimnasio al que acudía el malogrado Pablo
Chano Planas, Juan Carlos Bas y Manolo Planas, en el gimnasio al que acudía el malogrado Pablo

a coruña / la voz

La familia y los amigos de Pablo, el joven coruñés fallecido hace tres semanas víctima de una dosis adulterada de heroína, no se van a callar. No ya por Pablo, «sino por todos los Pablos que hay en nuestros barrios o entre nuestros allegados».

El sábado, después de asistir a un funeral en su memoria, se concentraron frente a la puerta del domicilio del traficante que le vendió la droga, en la calle Vicente Aleixandre, en el coruñés barrio de Monelos. Querían, con este gesto, apuntar con el dedo a uno de esos focos del menudeo en A Coruña. No desafiaron a nadie, porque la intención no era esa. Mantuvieron un minuto de silencio, solo interrumpido por aplausos, depositaron tres ramos de rosas blancas en el portal al que Pablo acudía a adquirir las dosis y se marcharon. ¿Por qué lo hicieron? «Porque es una auténtica vergüenza que sigan existiendo puntos de venta de droga como ese, que llevan 30 años vendiendo heroína sin que nadie haga nada», dice Manolo Planas, cuatro veces campeón de Europa y con cinco mundiales de kick boxing, quien conoció a Pablo en el gimnasio que regenta junto a su hermano Chano.

Porque este chico de 21 años «que siempre sonreía y que el primer día ya quería competir» era un deportista. Le encantaba entrenarse, pero de pronto, «sin que nadie pudiese ni imaginarlo, comenzó a abandonar el deporte y a no volver a entrenarse», recuerda Chano Planas. «La droga se lo llevó en tres meses», lamenta. Cuando en casa sintieron que Pablo ya no era el mismo, hablaron con él y con sus amigos, que tenía muchos. Casi todos, compañeros de gimnasio. Manolo Planas se emociona al revivir la llamada de su madre: «Me pidió que hablase con él, que lo notaba raro, que ya no quería ir a entrenarse. Lo llamé, pero ya no se pudo hacer nada. A los pocos días falleció».

«En la heroína, que parecía que estaba superada, caen los buenos chicos, los más débiles»

Chano y Manolo Planas, como el resto de sus compañeros de gimnasio de la misma generación, no entienden cómo hoy en día «hay gente que sigue pensando que en la heroína caen los tontos o culpan a los padres o amigos». «Es falso. En la heroína, que parecía que la teníamos superada, caen los buenos chicos, los débiles. Casi todos los que ahora empiezan a probar esa droga lo hacen porque tienen mucho tiempo. No trabajan, no estudian, no hacen deporte. Se frustran, la prueban y cuando quieren darse cuenta, están enganchados...», dicen.

Los hermanos Planas alertan de que el consumo de heroína ha vuelto a las calles, y por eso «es tan importante el gesto que quiso hacer la familia de Pablo. Dar la cara, no ocultar el motivo por el que murió su hijo, porque no le hace bien a nadie. Salieron, lo contaron y tuvieron el coraje de organizar el acto de este domingo. Para que todo el mundo sepa que lo que le pasó a este gran chaval le puede pasar mañana a cualquiera. Y para denunciar que existen lugares donde se vende droga desde hace décadas y nada se hace».

Manuel, como Lidia, amigos de Pablo, dicen que cayó en la droga «porque era muy buena persona, con un gran corazón, incapaz de hacerle daño a nadie. Se vino abajo y se apartó de la gente que lo quería». Ahora sufren. «Tenemos la sensación de que pudimos hacer algo más, pero nadie sabía en qué estaba metido».

También en La Voz

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
43 votos
Comentarios

«Su madre me pidió que hablase con él, pero a los dos días murió de sobredosis»