La entrenadora que sufrió el 30-0 cree que al rival le faltó respeto

La Federación Gallega tiene protocolos para las goleadas escandalosas en el fútbol ocho, pero no hay normativa a partir de la categoría de infantiles


FERROL / LA VOZ

María es la entrenadora del equipo infantil del Amistade de Meirás, que perdió frente al Numancia de Ares por 30-0 en un partido de la liga de infantiles de la Delegación de Ferrol. Solo lleva un mes al frente de este equipo, tiempo en el que ha tratado de levantar la moral a sus jugadores, tras las goleadas sufridas, enseñarles a jugar al fútbol y formarlos como personas. «La responsabilidad de que sucedan estas goleadas es de los entrenadores -asegura-. No todo es fútbol, también hay que formar en valores, en especial, el del respeto al rival. Yo no voy a cuestionar lo que hizo el entrenador del Numancia. Nos presionó arriba todo el tiempo, incluso cuando jugó con uno menos en los últimos minutos. Yo le dije ¿Qué más queréis?. No valió para nada. Hubo un penalti y mandó que lo tirara su portero. No puede ser, hay que respetar a los demás».

Asegura que ella sabía cuántos goles iban: «Yo sí que los contaba, me pude equivocar en uno o dos, pero era consciente de lo que estaba pasando y en ningún momento me senté en el banquillo. Lo del otro día no es un problema de más o menos niños. Fue un problema de mayores. Los entrenadores tenemos que saber decir a los niños o niñas cuando parar, o que no pasen del medio campo. Yo nunca haría lo que hizo el entrenador del Numancia».

Esta goleada deja en evidencia la falta de una normativa adecuada para evitar este tipo de situaciones en el fútbol base. La Federación Gallega de Fútbol se ha planteado alguna solución en el fútbol ocho, aunque no hay ninguna reglamentación para las categorías superiores: «El fútbol, a partir de infantiles, ya es competitivo, no formativo» indica Diego Batalla, el secretario de la Federación Gallega de Fútbol. No podemos maquillar los resultados. En fútbol once no hay este tipo de goleadas, ha sido una situación excepcional, una circunstancia atípica por la situación del Amistade de Meirás».

En la misma línea se manifestó Manuel Mesa, el delegado en Ferrol de la Territorial Gallega de Fútbol: «Ha sido un accidente deportivo, yo no recuerdo un 30-0. Ha sido todo un cúmulo de circunstancias negativas, por la especial situación del Amistade de Meirás. Este fin de semana acabó la primera fase, en la segunda ya se igualan los equipos, los mejor clasificados pasan a un grupo y los peor clasificados van a otro. Los resultados ya suelen ser más igualados».

Añade que ahora todos los técnicos son titulados: «Como mínimo tienen que ser monitores. Yo suelo dar una última charla a los entrenadores que pasan por estos cursos y siempre insisto que también tengan en cuenta que van a tener a niños y niñas en sus manos, a los que también tienen que formar como personas». Mesa añade que había que cambiar la reglamentación y no permitir la inscripción de equipos con menos de once futbolistas.

Jorge Martínez, directivo del Numancia de Ares, lamenta el resultado, aunque le duele que todos los palos sean para su club: «Este partido no tenía sentido». Asegura que el rival se presentó a disputar un partido de infantiles con ocho alevines de primer año.

El presidente del Amistade de Meirás, José Mourente, insiste en que él ya había notificado a la Federación que iba a retirar el equipo: «Les mandé una carta hace dos o tres semanas. Si no lo retiré antes es porque sé que me multarían por adulterar el calendario (200 euros es lo estipulado). De ahí que esperara al final de la primera fase». Insiste en que: «Fue un accidente deportivo. No quiero culpar a nadie, cada uno actúa bajo su conciencia».

También en La Voz

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

La entrenadora que sufrió el 30-0 cree que al rival le faltó respeto