Galicia destaca en PISA porque familias y profesores motivan a los alumnos

El valor del trabajo en la sociedad es tan importante como el nivel socioeconómico


redacción / la voz

Ser trabajador es un piropo para un gallego. Más incluso que decir de alguien que es listo, gracioso o rápido. Ese valor que la sociedad da a quien persevera en la tarea es, según una investigación española, la clave de por qué Galicia destaca en el informe PISA. Porque las otras razones que pueden justificar el buen resultado -como el nivel socioeconómico de la familia o el estatus educativo de los padres- no tienen diferencias con la media de España, e incluso económicamente está por debajo.

La conclusión la ha sacado un equipo multidisciplinar de investigadores de Murcia, Arkansas y California, con el murciano Ildefonso Méndez (experto en economía de la educación) a la cabeza. Según su estudio, «la comunidad autónoma de residencia condiciona, a igualdad de otros factores relevantes [entorno económico y nivel académico de la familia] el resultado obtenido por el estudiante». Se trata de «la importancia que cada comunidad otorga al desarrollo de los estudiantes de las habilidades no cognitivas que conducen al éxito en la educación y en la vida adulta, como la perseverancia», así como la motivación y el autocontrol. Sin esta diferencia, dicen los autores, en España apenas habría dos puntos en PISA entre la comunidad mejor situada y la peor; en realidad hay de 46 a 66 puntos según la materia analizada (Ciencias, Lectura o Matemáticas).

¿Y cómo puede saber Méndez y sus equipo en qué comunidad se valoran más las habilidades no cognitivas? Analizando qué preguntas se saltan los alumnos y cuántas y en dónde estaban las que contestaban con un «no lo sé». Muchos estudios indican que «la frecuencia con que los estudiantes se saltan preguntas en una encuesta predice el nivel educativo final de esos estudiantes y hasta el nivel de salario percibido más tarde en su vida». Y no solo saltarse las preguntas los define, también no haber tenido tiempo suficiente para completar la encuesta o, en el otro extremo, ir mejorando las contestaciones conforme va avanzando el test (eso es la resilencia, la capacidad de recuperarse de un traspié). Pues bien, teniendo en cuenta estos datos, Galicia es la cuarta comunidad de España en fomento social de la perseverancia, motivación y autocontrol, solo por detrás de La Rioja, Castilla y León y Aragón, y justo delante de Cantabria.

Tendencia que se mantiene

El estudio de Méndez y Zamarro se realizó con el informe PISA del 2009 (porque en esa edición sí se indicaba el orden de las cuestiones, algo fundamental para la investigación) pero es igual de válido seis años después. El último informe PISA conocido indica que las diferencias de Galicia con la media de España no son importantes ni en renta ni en estudios familiares, pero en cambio los resultados sí son superiores en Galicia frente al total del Estado: 19 puntos más en Ciencias, 13 en Lectura y 8 en Matemáticas.

Galicia no destaca de la media española en la diferencia hombres-mujeres; ni en la distancia entre alumno emigrante y nacional; ni tampoco en los resultados de repetidores y no repetidores. Eso sí, en ninguno de estos parámetros está especialmente mal situada, pero su posición no es de privilegio. Por ejemplo, en el País Vasco solo hay un 24 % de alumnos repetidores en 4.º de ESO, frente al 33 % de Galicia o el 31 % de la media española. Apenas es significativa la diferencia entre colegios privados y públicos, mientras que sí hay variación en Canarias, Extremadura, Navarra, Cataluña o Baleares.

La renta familiar es algo que todos los estudios señalan como diferencia fundamental en el rendimiento, y Galicia está ligeramente por debajo del total de España. Y los estudios de la familia, un asunto crucial, no son mejores en Galicia que en el resto: el 55 % de los padres tienen estudios terciarios (igual que en España) y el 5 % apenas terminó la primaria (el 8 % en España). Sí está mejor que el resto del país en el número de libros disponibles en casa, ya que el 33 % de los alumnos asegura que en su casas hay más de 200 volúmenes; con todo, el dato es subjetivo porque resulta difícil calcular el número de libros, no así el trabajo de los padres o su nivel académico.

Descartados los factores objetivos, los investigadores podrían haber encontrado por qué los resultados gallegos son los de Corea del Sur, Nueva Zelanda, Suiza, Países Bajos o Alemania.

Una experiencia piloto en Murcia y Madrid formando a los maestros

Los datos del estudio Habilidades no cognitivas y diferencias de rendimiento en PISA 2009 entre las comunidades autónomas españolas no son una maldición que hay que aceptar. Los autores establecen acciones de política educativa que pueden corregir, a medio y largo plazo, las carencias de los alumnos. Y una de las más destacadas es formar a los padres y profesores para que fomenten estas habilidades. Enseñar a la familia es más eficaz pero más lento, y por eso los investigadores han optado por enseñar a los docentes. Ildefonso Méndez lo explica: «Estamos formando a maestros de niños de 4 y 5 años de edad de 20 colegios de la Región de Murcia en estimulación de las habilidades no cognitivas buenas para los niños». La idea es «seguir a esos mismos niños cada año hasta que finalicen la educación secundaria, formando a sus nuevos profesores cada curso y ofreciendo materiales diseñados para la estimulación de las habilidades no cognitivas de los niños». Una vez que estos niños participen en las pruebas PISA sí se podrá valorar si es una medida efectiva. La Comunidad de Madrid va a incorporar este proyecto en otros tantos colegios el próximo curso académico.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
11 votos
Comentarios

Galicia destaca en PISA porque familias y profesores motivan a los alumnos