Proyectos a la espera de un Gobierno

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

monica ferreiros

El Plan de Infraestructuras de Fomento, vigente hasta el 2024, prevé una docena de propuestas para Galicia que precisan del impulso político de un Ejecutivo central en plenas funciones

03 sep 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La posibilidad de unas terceras elecciones generales en solo un año, la previsible prórroga presupuestaria y un Ministerio de Fomento con las manos atadas por el larguísimo período con un Gobierno en funciones pone en suspenso muchos de los proyectos previstos en el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (Pitvi), aprobado definitivamente el año pasado pero lanzado por el equipo de Ana Pastor en el 2012. Aunque la planificación clave para Galicia surgió en el 2002 y tuvo cierta continuidad en el Plan de Infraestructuras del Gobierno de Zapatero -con un impás muy negativo que fue el paso de Magdalena Álvarez por Fomento-, el plan, al margen de las obras que están en curso, cuenta con una serie de propuestas en materia ferroviaria y de carreteras que precisa de un Gobierno con competencias plenas para ejecutarlas.

Después de la fallida investidura de Rajoy ayer, las espadas están en alto. Si el PP logra gobernar con el apoyo de Ciudadanos, está amarrado a un acuerdo que le obligaría a consensuar mediante un pacto de Estado un nuevo plan de infraestructuras, además de crear un organismo que evalúe en base a criterios técnicos la rentabilidad económica y social de todos los proyectos. Si es el PSOE el que toma la iniciativa para formar gobierno, probablemente se opte también por pactar otro plan.

La crisis ha sido una buena escuela para racionalizar el mapa de carreteras y líneas ferroviarias, así que cada vez va a ser más difícil justificar la construcción de una infraestructura en un país que en los últimos años ha acumulado un importante patrimonio en este ámbito.