El tándem Corinna-Villarejo se convierte en la amenaza más inmediata para el emérito

La famosa grabación en la casa londinense de la amiga del rey ha desatado todo


Madrid / COLPISA

Probablemente sea el momento más delicado del periplo que ha llevado a Juan Carlos I a abandonar España. Junio deL 2015. En un salón del domicilio londinense de Corinna zu Sayn-Wittgenstein, situado en la lujosa zona de Eaton Square, en el barrio de Belgravia, la noble alemana se reúne con uno de los personajes más turbios del país, el famoso comisario José Manuel Villarejo, y con el expresidente de Telefónica Juan Villalonga, que es quien ha propiciado el encuentro, ya que su esposa mantiene una estrecha relación con la amiga íntima del rey emérito.

¿Cómo ha llegado el Villarejo de los bajos fondos y de lenguaje tabernario al sofá de la casa de Corinna? Un enemigo común les ha unido: el exdirector del CNI Félix Sanz Roldán. La noble alemana culpa a Sanz, archienemigo de Villarejo, de haber urdido una campaña de desprestigio contra ella tras la abdicación de don Juan Carlos. Pero el excomisario no ha viajado al Reino Unido solo para consolar a la amiga del emérito o para conspirar contra el exdirector del CNI.

El policía sabe que desde hace años está en la cuerda floja por sus negocios oscuros y quiere conseguir un salvoconducto que le haga intocable y con el que poder amenazar si alguien le pide cuentas. Un seguro de vida: una grabación de Corinna, de la que ya sabe que ha podido ser usada como testaferro por el exjefe del Estado, en la que confiese todo sobre los supuestos negocios ilícitos de don Juan Carlos. Y Villarejo se sale con la suya. La alemana cae en la trampa y habla sin filtros.

Aquella reunión ha costado finalmente la imputación de Corinna. Y no solo, porque también Villalonga, Villarejo y el socio de este último, Rafael Redondo, han sido llamados a declarar en la Audiencia Nacional. A priori, aunque solo a priori, esta citación no debería ser especialmente delicada para el emérito.

Las andanzas de Villarejo

Los cuatro imputados en la denominada pieza Carol del inmenso sumario Tándem, sobre las andanzas de Villarejo, están llamados a explicar el 8 de septiembre la supuesta contratación del policía como detective privado para investigar a una asistente española de Zu Sayn-Wittgenstein.

O sea. ¿Aquella Corinna que logró zafarse incluso de declarar como testigo en el caso Nóos finalmente es citada en España por un simple delito de cohecho porque Villarejo supuestamente estaba usando su condición de policía para hacer negocios privados? Nadie en la Audiencia Nacional cree que un veteranísimo juez instructor como Manuel García Castellón haya decidido abrir la caja de los truenos de un caso tan complejo y delicado como el Carol solo para investigar un pecado muy menor de un excomisario que ya acumula acusaciones que llevan emparejadas cientos de años de cárcel.

El propio García Castellón en su resolución del pasado 27 de julio, en la que imputaba a Corinna, ya avisó que en poder de Villarejo y su socio se encontraron pruebas de «diferentes y variados hechos que revisten la apariencia de infracción penal».

Y entre esas pruebas está la famosa grabación en la casa londinense de la amiga del rey, en la que una Corinna despechada revela que el exjefe del Estado ha cometido todo tipo de irregularidades económicas. Esa grabación, por el momento, no es el objeto de la citación de septiembre, pero con el tándem Corinna-Villarejo ante el juez el riesgo de que el interrogatorio derive en los negocios del emérito, aunque no haya trascendencia penal, es una posibilidad muy real.

La «pesadilla» de Corinna

¿Y qué dijo la noble alemana en esas grabaciones? Corinna contó que estaba viviendo una «pesadilla» porque Juan Carlos de Borbón había colocado diversas propiedades en Marruecos y otros países a su nombre y que se las estaba reclamando poniéndolas a nombre de terceros, con lo que podría incurrir en un delito de blanqueo. Es más, que le «estaban haciendo la guerra» por negarse a colaborar en esa estrategia de lavado de dinero. En la conversación, la empresaria hablaba de las presuntas cuentas que Juan Carlos I tenía en Suiza a nombre de su primo Álvaro de Orleans de Borbón y del abogado Dante Canonica.

También de las comisiones de entre 80 y 100 millones de euros que el exjefe del Estado habría cobrado por intermediar en la adjudicación del tren de alta velocidad entre La Meca y Medina en Arabia Saudí a pesar de que ella le había pedido que no lo hiciera. La noble detalló cómo se hizo el pago y cómo el emérito gestionó su parte, incluidos los movimientos para ocultar esa fortuna.

También dijo que el rey emérito sabía que el exdirector del CNI le estaba amenazando de muerte a ella y a su familia; que el emérito pagaba los viajes de la pareja desde una cuenta de Suiza; o que el rey pidió a personas del entorno de Corinna que adelantaran los gastos que luego les eran reembolsados por el emérito desde sus cuentas en el país helvético, en una clara operación de blanqueo.

La empresaria podrá declarar el 8 de septiembre a través de una videoconferencia

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha autorizado que la empresaria Corinna Larsen declare el próximo 8 de septiembre por videoconferencia desde Londres como investigada en un supuesto encargo al comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo, según confirmaron fuentes jurídicas a Europa Press. Corinna es investigada en el marco de la pieza número 5, denominada Carol -por el nombre que utilizaba Villarejo para referirse a la empresaria alemana-, de la macrocausa Tándem, que versa sobre un supuesto encargo que Corinna habría hecho a Villarejo para obtener información sobre una asistente personal española de la que sospechaba que pudiera estar filtrando información de su vida privada.

El juez instructor acordó el pasado 27 de julio reabrir esta pieza que fue archivada provisionalmente el 7 de septiembre del 2018 por el anterior instructor del caso, Diego de Egea, quien no veía indicios para continuar investigando ni al comisario jubilado ni a su socio en el Grupo Cenyt, Rafael Redondo. No obstante, tras la documentación acumulada y la cooperación judicial de la Fiscalía suiza, el juez García Castellón acordó reabrir esta pieza para esclarecer si la examiga del rey hizo tal encargo al comisario para obtener datos correspondientes a esta asistente.

 Datos sobre la asistente

El juez García Castellón detalla en su auto que en una de las conversaciones -encontrada en un archivo localizado en casa del comisario- entre Villarejo y Larsen, ella expone sus inquietudes respecto a la asistente personal. Según el auto, en esta conversación el comisario pidió a la empresaria alemana teléfonos y demás información de su asistente, datos que le facilitó. También le dijo que en cuanto tuviera alguna información sobre el encargo, se lo haría saber «mediante un mensaje o personalmente».

Así, el magistrado considera que debe esclarecerse si el encargo llegó a materializarse y si se abonó alguna cantidad por ello, lo que en tal caso podría constituir delitos de cohecho activo y pasivo en los que habrían intervenido los investigados por los delitos cometidos en España.

De ruido mediático a causa en el Tribunal Supremo

 El instructor quiere investigar las gravísimas acusaciones que la amiga del rey hizo contra el exjefe del Estado

 

En el palacio de la Zarzuela son muy conscientes de que el escenario más optimista de la vuelta de vacaciones es que la comparecencia de Corinna zu Sayn-Wittgenstein y José Manuel Villarejo quedará en simple ruido mediático. Para alivio de la Casa del Rey, no habrá una nube de fotógrafos y cámaras detrás de captar la imagen de la noble alemana haciendo el paseíllo para entrar en el tribunal de la calle Génova porque declarará por videoconferencia. En resumen, se trata de aguantar un nuevo chaparrón de horas de análisis de tertulianos.

Pero ni en Zarzuela ni en la propia Audiencia Nacional saben hasta dónde quiere llegar el juez instructor, Manuel García Castellón, con su citación. Y, sobre todo, si el instructor quiere investigar las gravísimas acusaciones que la amiga del rey emérito hizo contra el exjefe del Estado. El magistrado, explican en círculos judiciales, sí que podría indagar sobre la «verosimilitud» de las palabras de la empresaria alemana. Incluso, preguntarle por ello. Pero debería abandonar la investigación si llegara a tener «indicios serios» de que las aseveraciones de Corinna tienen «visos de ser reales».

En ese momento, debería inhibirse en favor del Tribunal Supremo, por la condición de aforado de don Juan Carlos de Borbón, y remitirle toda su investigación, para que determine si hay elementos o no para abrir una o varias causas penales. En el Tribunal Supremo, de hecho, la Fiscalía mantiene abiertas unas diligencias de investigación sobre las presuntas mordidas percibidas por el emérito por el contrato del AVE en Arabia Saudí a un consorcio de empresas españolas.

Hasta ahora, la Fiscalía se ha nutrido exclusivamente de las informaciones procedentes de las autoridades judiciales suizas. Anticorrupción tendría ahora una segunda fuente para corroborar esas sospechas y acelerar la investigación.

Los Fanjul, una rica familia vinculada con Alfonso XIII

FRANCISCO ESPIÑEIRA
Juan Carlos I, junto al presidente dominicano Danilo Medina y los hermanos Alfonso y José Fanjul, en La Romana
Juan Carlos I, junto al presidente dominicano Danilo Medina y los hermanos Alfonso y José Fanjul, en La Romana Reuters

El círculo más cercano de Juan Carlos I asegura que ha viajado hasta República Dominicana para alojarse en un lujoso complejo propiedad de esta familia

Los Fanjul son una saga de empresarios que emigró a América a comienzos del siglo XX y que hicieron su fortuna -hoy estimada en unos 8.200 millones de dólares- en Cuba hasta que en 1959 tuvieron que huir de sus propiedades en La Habana tras la entrada triunfal de Fidel Castro en la capital de la isla. Y son propietarios de Casa de Campo, el lujoso complejo de República Dominicana donde muchos sitúan en estos momentos al rey emérito Juan Carlos I.

La familia se asentó en Miami y emprendió la diversificación de los negocios familiares. Por entonces, José, el segundo de los cuatro hijos del matrimonio formado por Alfonso Fanjul y Lilian Rosa Gómez-Mena, contaba con apenas 15 años y se marchó a Estados Unidos para licenciarse en Empresariales en la Universidad de Villanova, perteneciente a los agustinos y situada en Filadelfia. Pepe fue uno de los principales donantes de la campaña de George W. Bush, mientras que su hermano Alfy se decantó por el demócrata Bil Clinton, del que fue jefe de campaña en Florida.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El tándem Corinna-Villarejo se convierte en la amenaza más inmediata para el emérito