De grandes empresas a sonadas quiebras

Manoli Sío Dopeso
M. Sío Dopeso VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

Oscar Vazquez

Deudas imposibles de digerir y fallos de gestión dejan tras de sí un reguero de juguetes rotos

07 mar 2021 . Actualizado a las 16:56 h.

Blockbuster, Nokia y Kodak; las españolas Abengoa, Pullmantur, Majorica o la gallega Pórtico son solo algunas de las grandes compañías o más conocidas que han terminado en la bancarrota.

Deudas imposibles de asumir, gestiones deficitarias y la falta de adaptación a las necesidades de un mercado cada vez más tecnológico son algunas de las razones que se encuentran detrás de estas quiebras muchas veces increíbles, por las dimensiones que llegaron a alcanzar en el mercado y por suponer la muerte de enseñas emblemáticas.

No es algo que ocurra de la noche a la mañana. Aunque el impacto de crisis coyunturales como la económica del 2008 o la actual de la pandemia del covid- 19 hayan acelerado los procesos de bancarrota, antes de eso, hay señales de alerta de por dónde vienen los tiros. «El empeoramiento de la generación del flujo libre de caja o los ratios de liquidez, caídas significativas en la cuota de mercado, cambios bruscos en el entorno de clientes y de proveedores o la aparición de competidores agresivos y poderosos puede comprometer la vida de una compañía», afirma el profesor de Dirección Estratégica, José Ignacio Llorente.