La moda y los concesionarios abren en ERTE

Negocios a medio gas y descuentos en todo el «stock» marcan el arranque comercial de la fase 1


vigo / la voz

«Había muchas ganas de abrir, y poder hacerlo ya es una victoria moral. Ahora hay que vender», afirmaba este lunes el directivo de un grupo gallego de concesionarios.

Aunque todos los establecimientos tienen más de 400 metros cuadrados, el salvoconducto recogido en el BOE para las comunidades en fase 1 ha permitido que los 100 concesionarios gallegos volvieran a la actividad, aunque de momento solo con la mitad de los 6.500 trabajadores en nómina. El otro 50 % seguirán en ERTE hasta que la evolución del mercado lo requiera.

La primera jornada tuvo un marcado carácter administrativo. «Se han hecho llamadas a los clientes que compraron un coche en marzo y no habían podido recogerlo; y se han retomado operaciones de financiación que quedaron interrumpidas», explica el sector gallego, que por ahora verá limitada su actividad a los clientes que acudan con cita previa. «No hemos hecho ventas. No contábamos con ello, pero sí hemos tenido llamadas preguntando si estamos abiertos», afirman estas fuentes, que cifran en más de un 25 % el descuento mínimo que se van a encontrar quienes acudan a comprar coche, siempre que el modelo elegido sea uno de los más de 10.000 que tienen en stock los concesionarios gallegos.

No hemos hecho ventas. No contábamos con ellos, pero sí tenemos llamadas preguntando si estamos abiertos

Desde el sector piden al Gobierno que aclare si va a subvencionar la adquisición de vehículos, para que los consumidores no retrasen sus compras. «Si va a haber ayudas que lo digan cuanto antes, y si no las va a haber, también», reclaman los empresarios.

El comercio, pasito a pasito

El comercio, que la semana pasada ensayó la vuelta con cita previa, abrió este lunes al público, pero también con una porción importante de las plantillas aún en ERTE. Las grandes cadenas de moda subieron la persiana de apenas el 20 % de su red comercial en el país. Además del impacto geográfico (las zonas que han pasado a fase 1 suman un 51 % de la población española), la limitación de superficie deja fuera a buena parte de los establecimientos de las primeras firmas, que en los últimos años ha apostado por tiendas que superan los 400 metros cuadrados.

Dentro del grupo Inditex, es el caso de Zara, que cuenta con una dimensión media por tienda de 2.184 metros. Solo Oysho y Uterqüe tienen formatos pequeños. Adolfo Domínguez reabrió 18 de los 391 puntos de venta que tiene en España, y que se suman a los tres centros ya reactivados en Portugal la semana pasada y en China.

Gerardo Pérez, presidente de Faconauto: «Si hace falta, podemos hacer la entrega de los coches a domicilio a los clientes que no puedan salir de casa»

J. M. C. (Colpisa)

El responsable de la patronal de concesionarios avisa de la crisis que le espera al sector si el Gobierno no aprueba un plan de ayudas a la compra.

-¿Cómo será la realidad de los concesionarios ahora?

-Hemos querido asegurarnos de que todos sean lugares seguros tanto por el acuerdo con los sindicatos como por el sello de verificación. Habrá mascarillas y guantes para clientes que no los traigan; higienizaremos todos los coches que se hayan probado; en las pruebas de modelos se guardará la distancia entre los ocupantes... Todos esos protocolos han tenido un coste de 11 millones de euros. Porque queremos que sea una experiencia única en la que la mayor documentación posible se gestionará por correo electrónico. Hemos implantado un sistema para que puedan ver los coches por vídeo. E incluso haremos, si hace falta, las entregas de los coches a domicilio para clientes que estén en riesgo o para aquellos que no quieran salir de casa.

-Toman esas medidas para evitar un desplome de ventas. ¿Qué perspectivas tienen?

-En mayo puede haber matriculaciones ficticias, de compras realizadas hasta marzo. Pero ya en junio prevemos una caída del 60% con respecto al año pasado, y a finales de año se irá recuperando hasta caer a un ritmo del 25% en diciembre.

-¿Cómo harán frente los concesionarios a un contexto tan negativo?

-Contamos con que podemos continuar con los ERTE por fuerza mayor hasta el 30 de junio y así podamos ir incorporando a toda la plantilla. A partir de ahí, se plantearán ERTE por causas productivas, porque está claro que hasta finales de año prevemos caídas importantes de las ventas. Nadie, ningún empresario en este país quiere reducir plantilla pero, desgraciadamente, la vida real tiene otros caminos. Si cuando llegue el mes de enero o el de diciembre el mercado sigue manteniendo una caída importante, las empresas se verán obligadas a tener que hacer ajustes para salvar la mayor parte de los puestos de trabajo posible

-¿Habrá una sangría en el cierre de puntos de venta?

-En la anterior crisis cayeron un 30% de los concesionarios. Ahora trabajamos para que eso no ocurra, pero para eso tenemos que tener el compromiso de poderes públicos con un sector que va a pasar por dificultades.

-¿Qué piden al Gobierno?

-Un plan de choque con ayudas para la compra de cualquier motor, no solo eléctricos, porque así evitarán el envejecimiento del parque automovilístico y la contaminación. Les va a resultar más barato poner esos recursos ahora que estar penando por una crisis brutal cuatro o cinco años. También revisar la fiscalidad para centrarse en el uso, más que en la compra. Y flexibilidad a la hora de ir incorporando a los trabajadores.

-¿Qué volumen de coches sin vender han acumulado los concesionarios?

-Estamos hablando de un volumen de 200.000 vehículos en stock, porque además de cerrar, el decreto nos cogió con muchos tráileres de vehículos en tránsito. Esos coches ahora están descargados en los concesionarios. En el mercado hay producto suficiente para un arranque rápido y en unas condiciones económicas excepcionales, con grandes ofertas.

Lucha a pie de calle por el coste del alquiler comercial

M. Sío Dopeso
La sede central de Adolfo Domínguez está en el polígono de San Cibrao das Viñas
La sede central de Adolfo Domínguez está en el polígono de San Cibrao das Viñas

Textil Lonia, Adolfo Domínguez o Bimba y Lola figuran entre los 103 empresas firmantes de una carta al Congreso pidiendo una ley que permita renegociar los contratos

Las firmas de moda están dispuestas a librar a pie de calle su particular lucha contra los precios insostenibles del arrendamiento comercial. «No se pueden mantener los mismos alquileres sin que existan ventas», han advertido. Y eso explica el paso que han dado.

Los grupos gallegos de moda Adolfo Domínguez, Bimba y Lola o Sociedad Textil Lonia, junto con más de un centenar de marcas españolas han remitido una carta al Congreso de los Diputados para demandar medidas que permitan renegociar las rentas de los alquileres de los locales y una nueva ley de arrendamientos comerciales. El documento está firmado por 103 enseñas que agrupan a 9.572 establecimientos y emplean a 60.364 personas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La moda y los concesionarios abren en ERTE