Alcoa cede las fábricas de A Coruña y Avilés a Parter a cambio de que garantice el empleo al menos durante dos años

Asturias pone en peligro la venta de las plantas al preferir al fondo Quantum


redacción / la voz

Semana decisiva para el futuro de los casi 700 trabajadores de las fábricas de Alcoa en A Coruña y Avilés. Sus representantes sindicales deberán decidir estos días si aceptan la oferta de compra del fondo Parter Capital, la única con la que trabaja en la actualidad la multinacional del aluminio, y que salvaría del despido al 43 % del personal (porcentaje del que prescindirá la multinacional a partir de julio, en caso de no venderlas). Esa compañía acepta asumir la plantilla al completo, aunque solo garantiza empleo y actividad durante dos años. Lo que ocurra a partir de ahí lo condiciona al precio eléctrico que esté en vigor para entonces.

Si la operación prospera, Parter se compromete a invertir alrededor de 10 millones en cada planta. Además, contaría con los 20 millones por instalación que aportará Alcoa. Aunque la multinacional asegura que su contribución económica superará finalmente esos 40 millones, que espera garanticen la actividad industrial y el empleo en ambas plantas.

Pero ¿por cuánto dinero se cerraría la venta a Parter? Al inicio del proceso de búsqueda de comprador, los sindicatos le pidieron a la compañía que pusiese el precio simbólico de 1 euro. Finalmente, sucederá algo así porque el fondo suizo no pagará dinero por los activos. La contraprestación será el compromiso de asumir la plantilla durante al menos esos dos años y la previsión de retomar la fabricación de aluminio en función de cómo quede el precio de la electricidad. Fuentes de Alcoa explicaron que a ninguno de los inversores que se interesaron por las fábricas se les exigió un precio, solo se les pedía un compromiso para asumir el 100 % de los empleos durante un período mínimo de 24 meses.

De este modo, la multinacional no obtendrá una ganancia económica por la operación, subrayaron las mismas fuentes. Pero la empresa estadounidense, a cambio de poner esos 40 millones para ayudar al comprador a reactivar las series de electrolisis, se ahorrará unos cuantos millones en un plan social de despidos, prejubilaciones y recolocaciones, previsto para el caso de que no lograse vender las fábricas. Amén de las inversiones para desmantelar las cubas y cumplir con la normativa medioambiental. El coste total estimado por Alcoa del cierre parcial de ambas plantas rondaba los 200 millones.

El comité de empresa de la planta gallega tiene claro que «Parter é a única saída, polo menos gañamos dous anos para seguir loitando, con Alcoa xa sabemos o que hai a partires do día 30, despedimentos», resume Julio Moskowich, delegado de la CIG.

El comité asturiano desconfía de la propuesta de Parter, tanto que prefiere la del fondo Quantum, que solo presentó oferta vinculante por la fábrica de Avilés, y que quedó descartado por Alcoa por falta de garantías financieras suficientes. La multinacional del aluminio no tiene previsto recuperar esa propuesta. La de Parter es la única que «ofrece más garantías para las dos plantas».

La postura de los asturianos -que este lunes tenían previsto visitar fábricas de Quantum en Alemania- ha indignado a los gallegos porque sus compañeros apuestan por una oferta que abocaría al cierre a la fábrica de A Coruña.

El Ministerio de Industria ha convocado para este martes a los Gobiernos autonómicos de Galicia y Asturias a una reunión con los inversores de Parter. El conselleiro de Industria, Francisco Conde, destacó que la de Parter es «la única oferta vinculante que realmente da una solución integral» a ambas plantas, y, por tanto, «entendemos que en este momento es la única solución viable».

El Gobierno aparca el estatuto que dará oxígeno a la industria intensiva

F. Fernández
Los trabajadores de Alcoa en A Coruña se manifestaron el día que el estatuto quedó aparcado
Los trabajadores de Alcoa en A Coruña se manifestaron el día que el estatuto quedó aparcado

Caen de doce a nueve los interesados en las fábricas de Alcoa en A Coruña y Avilés

Los trabajadores de las fábricas de Alcoa en A Coruña y en Avilés -casi 700- se vieron más cerca del abismo el viernes 26 de abril, cuando comprobaron que el Consejo de Ministros no aprobaba ese día el estatuto de la industria electrointensiva, pese a que el Gobierno había prometido hacerlo. Ese documento contenía medidas e incentivos nuevos para un sector fuertemente dependiente del precio de la energía. Este está muy alto y sus costes, por tanto, también, por encima de los de sus competidores europeos.

Ese texto estaba llamado a ser especialmente la tabla de salvación de las dos plantas citadas. Alcoa las va a cerrar parcialmente y despedir al 43 % del personal total si no consigue venderlas antes del 30 de junio. Y ningún inversor se animará a tomar las riendas si no dispone de un marco retributivo estable que asegure unos costes que hagan rentables las fábricas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Alcoa cede las fábricas de A Coruña y Avilés a Parter a cambio de que garantice el empleo al menos durante dos años