El Gobierno aparca el estatuto que dará oxígeno a la industria intensiva

F. Fernández REDACCIÓN

ECONOMÍA

Los trabajadores de Alcoa en A Coruña se manifestaron el día que el estatuto quedó aparcado
Los trabajadores de Alcoa en A Coruña se manifestaron el día que el estatuto quedó aparcado MARCOS MÍGUEZ

Caen de doce a nueve los interesados en las fábricas de Alcoa en A Coruña y Avilés

07 may 2019 . Actualizado a las 16:25 h.

Los trabajadores de las fábricas de Alcoa en A Coruña y en Avilés -casi 700- se vieron más cerca del abismo el viernes 26 de abril, cuando comprobaron que el Consejo de Ministros no aprobaba ese día el estatuto de la industria electrointensiva, pese a que el Gobierno había prometido hacerlo. Ese documento contenía medidas e incentivos nuevos para un sector fuertemente dependiente del precio de la energía. Este está muy alto y sus costes, por tanto, también, por encima de los de sus competidores europeos.

Ese texto estaba llamado a ser especialmente la tabla de salvación de las dos plantas citadas. Alcoa las va a cerrar parcialmente y despedir al 43 % del personal total si no consigue venderlas antes del 30 de junio. Y ningún inversor se animará a tomar las riendas si no dispone de un marco retributivo estable que asegure unos costes que hagan rentables las fábricas.

El Gobierno aparcó el estatuto apelando a las conclusiones del informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El regulador advertía que algunas de las medidas podrían ser consideradas ayudas de Estado por la Comisión Europea.