Alcoa ya tiene novio y se llama Parter

La multinacional del aluminio quiere el sí sindical antes de cerrar la venta de las plantas al fondo suizo

Los trabajadores de Alcoa en Avilés que marchan hacia Madrid superaron ya su segunda jornada
Los trabajadores de Alcoa en Avilés que marchan hacia Madrid superaron ya su segunda jornada

redacción / la voz

«Parter es la única salida que nos queda», lamentaba hace unos días un trabajador de la fábrica de aluminio de Alcoa en A Coruña. Solo ese fondo de inversión con sede en Suiza se postula para comprar la planta gallega, junto a la de Avilés, por un precio que no ha trascendido. El otro aspirante, Quantum, que solo quería la fábrica asturiana, ha sido descartado por la multinacional del aluminio porque no cumplía las garantías financieras, explicó la representación sindical.

Fuentes de Alcoa resaltaron que la venta no estaba cerrada todavía, pero manifestaron que se trata de una oferta «que ofrece oportunidad de futuro para las dos plantas, incluida la posibilidad de recuperar la producción de aluminio primario».

El fondo suizo, subrayó la aún dueña de las plantas, «ha aceptado uno de los principales requisitos de Alcoa: mantener empleos y condiciones durante al menos dos años». Esta permanencia temporal mínima fue una exigencia de la propietaria actual.

Frente a la prudencia de Alcoa, otras fuentes cercanas a la negociación dan casi por hecha la venta, pero que la multinacional estadounidense quiere, antes de hacerla oficial, que los representantes sindicales -no solo de las plantas, sino también de su comité europeo- den su conformidad a la operación. Esto habrá de producirse a finales de la próxima semana.

Representantes de Parter detallaron sus planes ayer al comité europeo de Alcoa (por videoconferencia) y a la comisión sindical con la que Alcoa despacha periódicamente.

La operación, que ha cerrarse antes del día 30 -la multinacional del aluminio incide en que no habrá prórrogas-, desactivará definitivamente un ERE pactado con los sindicatos y condicionado a la venta. Implicaría el despido del 43 % de la plantilla conjunta de las dos fábricas (268 operarios) con indemnizaciones de 60 días por año trabajado sin límite de anualidades, más una compensación de 10.000 euros por operario. También conllevaría el cierre definitivo de las series de electrolisis en las que fabrica el aluminio primario.

La multinacional seguiría en A Coruña y en Avilés, pero solo con las fundiciones y 205 trabajadores (114 en la primera y 91 en la segunda). El resto de empleados hasta completar los casi 700 puestos de trabajo actuales o se prejubilarían (a partir de 53 años) o serían recolocados. La venta paralizará no solo los despidos, también este plan social.

El fondo suizo garantiza el mantenimiento del empleo actual durante 24 meses. A partir de los dos años, dependerá del precio eléctrico. Y es que el inversor condiciona su continuidad a una tarifa de la luz estable y competitiva. Parter la cifra en 40 euros el megavatio hora -la media de este año es de 52 en el mercado mayorista-.

Pese a esto, el fondo suizo estaría dispuesto a comprar a ciegas las plantas, antes de saber cómo quedará la retribución específica para las industrias electrointensivas, que el Gobierno se comprometió a aprobar a tiempo, pero que todavía no tiene fecha.

La oferta del fondo suizo incluye revitalizar las cubas, pero pretende elaborar otro tipo de aluminio. Fuentes de la parte social explicaron que promete invertir 10 millones en cada planta para adaptar las instalaciones al nuevo producto: aleaciones para la industria aeronáutica y la automoción. Ese dinero se sumaría a los 20 millones por fábrica que Alcoa prometió invertir si las vendía antes del día 30. La multinacional del aluminio deseó que «su importante contribución económica en la operación, que excede significativamente los 40 millones comprometidos en el acuerdo del ERE, garantice la actividad industrial y el empleo en ambas plantas».

La Xunta pide explicaciones

Mientras, la Consellería de Industria ha solicitado formalmente al Ministerio de Industria que convoque la mesa técnica que hace un seguimiento del proceso de venta para conocer los avances con las medidas de apoyo a la industria, que beneficiarán también a Ferroatlántica, por ejemplo.

Alcoa avanzó que ya tiene el apoyo de los Gobiernos de Galicia y Asturias y el Ministerio de Industria a la oferta de Parter.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Alcoa ya tiene novio y se llama Parter