Vicente Risco, solo y libre

Antonio Costa Gómez

CULTURA

Miguel Villar

27 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace días homenajearon a Risco en el Hotel Bela Fisterra, frente al Atlántico. Discuto con Rubén en la bodega de Gay junto al Miño. El me dice: «Sí, el Risco galleguista es interesante, el de Teoría do nacionalismo galego. Pero luego se volvió franquista». A mí no me interesan esos rollos, le digo. Acabáis con un escritor en dos frases. Ni creo que fuera nunca nacionalista ni creo que fuera nunca fascista. El estaba en otra atmósfera.

Me interesa el Risco de Nos, os inadaptados. El que lo escucha todo en oriente y occidente. El contradictorio, el irreductible. El lobo de Hesse, el solitario de Rilke. El inadaptado genuino, porque escucha la vida, y la vida no cabe en esquemas. El que escucha todos los secretos, el que oye todas las voces que vienen de todas partes. Que escucha a los sabios indios y a los secretos europeos. Que no cree en el materialismo moderno ni en el doctrinarismo antiguo. Al final se descolgaron todos, y tuvo que decir: yo el inadaptado. Que los zurzan a todos, se quedó solo y libre.

Me interesa el Risco de Os europeus en Abrantes, el de O porco de pé. El que critica el cientificismo mucho antes de que fuera tan grave y reduccionista. De que amenazara acabar con todos nosotros. Los aldeanos de Abrantes besan y se bañan en el río mientras los cientificistas europeos se ponen a analizar todos los pasos para dar un beso, para tirarse al agua. Me interesa el de Mitteleuropa, donde dice que Praga es como una Ribadavia grande.