Cantón 23: Un gastrobar con cabida para lo clásico y lo informal

La cocina no para, lo que permite degustar sus propuestas llenas de sabor como las croquetas o el «nem» de papada y gamba  a cualquier hora del día


A Coruña

En su corta andadura -abrió sus puertas en diciembre del pasado año- Cantón 23 ha ido dando pasos firmes con el aval de Finca Montesqueiro para hacerse un nombre propio dentro del panorama hostelero coruñés. El gastrobar cuenta con una carta elaborada bajo el asesoramiento del chef catalán con estrella Michelin Nandu Jubany que permite al comensal disfrutar a todas horas de platos pensados para compartir, como las cremosas y sabrosas croquetas, otros como el nem de papada y gamba, de corte más informal y pensados para comer con las manos, o propuestas más clásicas en las que triunfan el solomillo o la merluza del pincho. «Tenemos una carta continua. Puedes venir a las seis de la tarde y comer cualquier cosa que esté en ella», explica Lucía Cidón, directora del grupo Montesqueiro. Otros platos que salen de la cocina que dirige Isabel Segura que no pueden faltar son el salpicón de marisco, la empanada o el clásico bocadillo de calamares, que viene aliñado con mayonesa de lima y pan de malta. Para el toque dulce, la oblea de cheesecake de Nutella. «Es un postre muy ligero que gusta mucho», asegura Lucía.

Los fines de semana cuentan con un Dj especializado en música de los ochenta, una propuesta perfecta para acompañar con alguno de los cócteles -los hay con y sin alcohol- que tienen en la carta diseñada por David Ortiz. Cítricos, picantes, dulces, calientes... cualquier opción es buena para relajarse y dejarse llevar.

Durante el estado de alarma pusieron en marcha el servicio de take away para que el cliente pueda disfrutar de las propuestas de Cantón 23 sin necesidad de salir de casa. «Teíamos la idea de desarrollarlo de cara al invierno, pero aprovechamos el confinamiento para ponerlo en marcha», comenta la directora del grupo. La carta del servicio a domicilio es más corta, ya que solo han incluído los platos que no pierden calidad durante el transporte. «Todo llega preparado y listo para consumir, menos las croquetas, que hay que freírlas. Fueron muchos quienes pidieron que las incluyésemos en la carta y solo si se fríen al momento pueden mantener su sabor», comenta.

Un elemento distintivo en Cantón 23 es su diseño y decoración, con los que se logra dar un toque de modernidad en completa sintonía con el edificio de 1885 en el que se ubica y que durante tantos años ocupó ultramarinos Aniceto. Cuenta con un gran patio trasero lleno de luz gracias al techo de cristal y en el que la naturaleza está muy presente con árboles y plantas. En el primer piso hay un reservado con capacidad para 16 personas que permite vivir la experiencia gastronómica de Cantón 23 con mayor intimidad.

MENÚ RECOMENDADO

«Nem» de papada ibérica y gamba.

Ensaladilla, tronco de bonito y regañás.

Hamburguesa de vaca gallega a la brasa, San Simón y brioche.

Pulpo gallego a la plancha con «parmentier» de patatas y grelos.

Oblea de «cheesecake» de Nutella.

Precio: 23 euros por persona, bodega aparte.

 Cantón Pequeño, 23 / De 12.00 a 24.00 horas. Los jueves hasta la 1.00. Viernes y sábado hasta las 2.30. Cierra los lunes y domingos a partir de las 17.00 / 881 850 011 /

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cantón 23: Un gastrobar con cabida para lo clásico y lo informal