Cuando ir al colegio da escalofríos

raquel iglesias RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

CARMELA QUEIJEIRO

Los alumnos celebraron el Samaín entre sustos y disfraces de terror

31 oct 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Solo un examen sorpresa de Matemáticas podría dar tanto miedo como el Samaín en los colegios de Barbanza. Monstruos, brujas, diablillos y hasta zombis se colaron entre las aulas para asustar a los alumnos. Lo importante era causar terror y los niños lo lograron con creces. La fiesta de ayer también fue un ensayo de cara al carnaval y hubo muchos pequeños que decidieron sacar del armario los disfraces más escalofriantes.

Las luces se apagaron para representar escenas de pánico. Ocurrió en el colegio María Assumpta de Noia, donde los alumnos más mayores se propusieron el reto de asustar a los pequeños y hacerles pasar, al mismo tiempo, un buen rato. Además de algún que otro grito, se escucharon carcajadas.

Los profesores fueron los encargados de dar miedo en el gimnasio del Praia Xardín de Boiro. Allí escenificaron una obra de teatro similar a Caperucita roja pero adaptada al Samaín y que puso los ojos como platos a un público de muy corta edad. También se expusieron calabazas, como ocurrió en el colegio de Palmeira y en la mayor parte de los centros educativos barbanzanos. Originales diseños dejaron boquiabiertos a docentes y estudiantes.