Ideas que se convierten en empresas

De una sastrería a una bebida isotónica, pasando por barricas de piedra y unos apartamentos turísticos; todas estas firmas reciben ayudas de Rural Emprende


vilagarcía / la voz

Convertir una idea en un proyecto empresarial, por muy buena u original que sea la propuesta, es siempre una tarea complicada. Lo saben bien los responsables de Ánforum, la primera firma que se dedica a la construcción y comercialización de barricas de granito gallego. O en Artio, que quieren poner en los mercados una nueva bebida isotónica para deportistas que no tenga conservantes artificiales. Para ayudar a hacer realidad todas estas iniciativas, la Xunta cuenta con el programa Galicia Rural Emprende, que en esta ocasión ha otorgado ayudas a un total de seis propuestas completamente diferentes de las comarcas de Arousa y del Deza. Firmas que, además, cuentan también con el asesoramiento del Coworking que se está celebrando en Vilanova.

«Participar no Coworking estanos resultando gratificante porque coñeces xente e se che ofrecen diferentes maneiras de abordar un proxecto», explica Fernando García, de Ánforum. Él cuenta con experiencia ya en poner en marcha empresas, pues antes de construir barricas de granito gallego montó, junto con otros socios, Epetrum, una empresa dedicada a los diseños en piedra. Aún así, reconoce que la experiencia es útil, «danche unha visión xeral e conséllate por onde debes tirar», añade. Su proyecto empresarial «está funcionando a ritmo lento», pero es que hasta ahora han tenido que salvar muchos obstáculos. Es lo que tiene ser los primeros. Su barrica de granito gallego para la elaboración de vino acaba de superar todos los controles y requisitos. Y el primer albariño en ella elaborado ha pasado también las pruebas del consello regulador de Rías Baixas. A la empresa se la ha concedido la subvención del Galicia Rural Emprende, «que nos axudará a fabricar máis barricas para ter un stock e servir máis rápido aos clientes, e para seguir facendo máis probas en adega», reconoce.

Cinco años investigando

De eso de ser los primeros en un sector sabe mucho Pablo Dosil, portavoz de Artio. Lleva cinco años investigando para sacar al mercado la primera bebida para deportistas lo más natural posible. Está elaborada a base de agua de mar, diluida en agua dulce, y limón. «Descubrimos os efectos que pode ter a auga de mar diluída na hidratación dos deportistas de alto nivel», explica. Desde entonces, han estado haciendo un trabajo de investigación sobre los porcentajes que debe llevar de cada uno de los ingredientes. «Queremos que sexa o máis natural posible, pero Sanidade obrigábanos a meter un conservante. Agora descubrimos que con proceso de pasteurizado moi simple pode aguantar entre seis meses e un ano», añade. Han salido ya al mercado, pero con una marca que estaba pensada para la internacionalización. Iseatonic se está comercializando, pero ahora quieren presentar nueva imagen y nuevo nombre. Lo harán el 6 de octubre, en el triatlón de Noia. Su proyecto fue el ganador del premio Ría de Arousa y, desde entonces, participan también en el Coworking. «Danche un asesoramento moi bo de cara a conseguir todo tipo de subvencións e axudas», explica Dosil. Su proyecto también ha logrado una de las subvenciones del Rural Emprende, «o que nos permitirá darlle un pouco de forma ao plan de negocio», añade. Artio, que toma su nombre de la diosa celta representada por una mujer que se convierte en oso y que protege a los humanos de la naturaleza y viceversa, está formada también por Juan Luis Boo y Juan Ramón Martínez. Estos dos socios están dedicados por completo a la firma, mientras que Pablo compagina su trabajo en una empresa de investigación médica japonesa con su nuevo proyecto. Él es físico, y también deportista, y tiene muchas ideas para Artio. Porque no quiere que su producto se quede en una bebida para deportistas. «Queremos ofrecerlle ao público xeneralista unha alternativa ao Aquarius, pero moito máis san», argumenta. Seguro que lo conseguirán.

Los proyectos textiles copan las subvenciones repartidas en la comarca del Deza

Según los datos facilitados por la Consellería de Facenda, seis proyectos empresariales se han beneficiado de esta convocatoria del Rural Emprende. Mientras en la comarca de O Salnés las iniciativas son de lo más diversas, e incluyen desde barricas de piedra a apartamentos turísticos, en la del Deza es el sector textil el que copa las ayudas. Allí se pondrá en marcha un servicio de confección de ropa a medida para hombre y una firma dedicada, por ahora, al diseño y la venta de calcetines originales.

Hands es el nombre de la empresa que están a punto de arrancar Gonzalo Blanco y Ramiro Cillero. Explican que Galicia fue una referencia en el mundo del textil y, por eso, tras mucho estudiar los mercados, decidieron centrar su proyecto en ese sector. Su idea es la de poner en marcha una plataforma de venta online en la que, en principio, comercializarán calcetines de diseño para todo el mundo. «A Estrada está en el centro de Galicia y muy bien comunicada con Santiago», añade Eloy, lo que les facilita la distribución. Los calcetines son el principio, porque su idea es ir introduciendo poco a poco otros productos textiles. Su proyecto se lanzará a lo grande coincidiendo con el Black Friday.

El sector turístico y el de la decoración protagonizan los otros dos proyectos que se han beneficiado de estas ayudas en O Salnés. El primero pretende crear apartamentos turísticos que destaquen por su diseño en Valga, un municipio cercano a Santiago. Se trata de unas cabañas de madera integradas en el entorno. El segundo busca abrir un espacio en línea donde se podrán adquirir piezas de interiorismo seleccionadas, como si fuera una galería de arte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ideas que se convierten en empresas