La hazaña de un celeirense, Óscar González Fraga, que completó 82 kilómetros de una dura maratón en Barcelona

Iván Díaz Rolle
IVÁN D. ROLLE VIVEIRO / LA VOZ

A MARIÑA

JORDI SANTACANA FOTOGRAFÍA

Venció la distancia y 5.000 metros de subida por montañas catalanas en dieciséis horas y media

12 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Había hecho algún ironman, la Camovi varias veces y también otras carreras de montaña, pero nunca más de 68 kilómetros». Óscar González Fraga (Celeiro, 1986) se superó en la Ultra Trail de Barcelona. Varios años de experiencia, meses de duro entrenamiento y su amor propio y pundonor le permitieron sufrir y disfrutar, «casi a partes iguales», de los 82 kilómetros y 5.000 metros de desnivel positivo en la Vall de Lord. Los completó el pasado sábado en dieciséis horas y media.

«Sufrí mucho, pero también disfruté. Es muy dura, pero había vistas impresionantes y hasta paré a hacer alguna foto. Pasé por castillos y ermitas muy chulas. Fue una experiencia increíble», resume.

«Ahora sí que me daré una semana de descanso, haré algo de bicicleta y el domingo volveré a salir. A ver si recupero bien en los pies, porque las uñas sufrieron mucho en el tramo final, con bajadas por piedras y mucho calor que me pasaron factura. Por lo demás, estoy muy bien, no noto el cuerpo cansado ni las piernas demasiado cargadas, lo llevé bien», explica recién llegado a casa tras un intenso fin de semana en Cataluña.

«Se hizo muy dura por el calor que hubo. Fuimos a 2.400 metros de altura, a treinta grados y sin sombra. Bebí sobre cuatro litros de agua. De hecho, muchos se retiraron deshidratados. En la salida éramos 269 y acabamos 170. Yo fui el 130»

Además del terreno, el calor fue el principal enemigo que encontraron Óscar y los casi 300 participantes en la distancia ultra. «Se hizo muy dura por el calor que hubo. Fuimos a 2.400 metros de altura, a treinta grados y sin sombra. Bebí sobre cuatro litros de agua. De hecho, muchos se retiraron deshidratados. En la salida éramos 269 y acabamos 170. Yo fui el 130», explica el corredor de la Peña Lar de Viveiro sobre una competición en la que se coronaron los reputados Pere Aurell y Ragna Debats.

«A primera hora del día lo llevé muy bien. Había niebla, y en los llanos y subidas pude trotar bastante. Pero conforme subí metros y se despejó el calor apretó mucho. Lo pasé mal en las bajadas porque los montes gallegos son muy distintos; allí todo eran rocas grandes, más duras. Fue donde peor lo pasé, aunque conforme anocheció ya fui mejor. Llevé sales y las agradecí bastante porque no tuve nada de dolores de rodilla», explica.

Se enfrentó a 82 kilómetros y 5.000 metros de desnivel positivo

Óscar González encontró el tramo más crítico del recorrido como presentación al último cuarto de carrera. «A partir del kilómetro 62 teníamos una subida de piedra muy empinada. Eran como 800 metros de largo y 600 de subida. Ya me habían avisado de que guardase fuerzas para ese momento, pero se hizo muy dura. Nunca había afrontado una subida en esas condiciones, sobre todo por la piedra», relata.

El celeirense pasó por el primer punto intermedio Refugi Bages en 6 horas, 38 minutos y 9 segundos, en la posición 109. Las dificultades, no obstante, le hicieron mella en los siguientes controles. En Coll de Port había perdido tres puesto y acumulaba 10:12:48, y en La Pedra ocupaba el lugar 129 con 14:41:58. En la meta, el deportista de la Peña Lar marcó 16:34:30 tras más de 82 kilómetros y 4.987 metros de subida.

El campeón, el catalán Pere Aurell, completó el mismo recorrido en un extraordinario 9:03:25.

Lo acompañó Felipe Chao, que completó la distancia media maratón

Óscar, no obstante, no fue el único viveirense que se puso a prueba este fin de semana en la Ultra Trail de Barcelona. Lo acompañó Felipe Chao Cociña, que completó los 21 kilómetros de la media maratón, con casi 1.300 metros de desnivel acumulado. «Él empezó hace poco a hacer estas carreras. También acusó bastante el calor, pero la terminó bien», en la posición 248, después de 3 horas, 44 minutos y 10 segundos. La competición barcelonesa reunió en total a un millar de participantes en cuatro distancias -13, 21, 56 y 82-.