«Un día me levanté de la cama y no podía andar»

Para Aroa, y sobre todo para sus padres, la preocupación de «la doctora» como dice la pequeña de 10 años, fue clave para dar con aquello que la tenía postrada en cama, con fiebre un día sí y al otro también, malestar general, las articulaciones hinchadas