.

Bien empieza lo que mal acaba

«El bar» arranca triunfante, incluso brillante, con una primera media hora suculenta, en la que varios clientes de un bar de Madrid se quedan atrapados por una amenaza exterior