Blair, idolatrado como Churchill

El 88% de los británicos apoya en las encuestas la labor de su primer ministro como propulsor de la coalición antiterrorista Tony Blair arrasa en popularidad. Los británicos muestran su apoyo a la labor realizada hasta el momento por su primer ministro en la coalición internacional antiterrorista con unos niveles de aceptación sólo comparables a los que vivió Winston Churchill durante la Segunda Guerra Mundial. Según la primera encuesta nacional realizada desde que comenzaran los bombardeos de Afganistán, el 88% de los británicos opina que su líder ha conducido la crisis «muy bien» o «bastante bien». Blair siguió buscando ayer apoyos internacionales, y advirtió que Bin Laden podría derrocar gobiernos musulmanes.

Putin y Blair llaman al combate

El presidente de Rusia asegura que los servicios secretos de su país están convencidos de la culpabilidad de Bin Laden Si aún quedaba algún británico con dudas sobre el papel de su país frente al terrorismo, ayer el primer ministro, Tony Blair, las despejó de un plumazo utilizando el lenguaje más bélico que se escuchaba a un «premier» desde la guerra de Las Malvinas. Otro tanto hizo el presidente ruso, Vladimir Putin, en Bruselas. Éste considera que sería «un error de principio» no llevar a cabo una acción militar en Afganistán por temor a que se produjeran víctimas civiles. Lo justificó diciendo que los servicios secretos rusos están convencidos de la culpabilidad de Osama Bin Laden en los atentados, por lo que Rusia «no necesita más pruebas».

Blair, primer jefe de Gobierno británico que pisa Argentina desde la guerra de las Malvinas

El conflicto por la soberanía de las islas marcó la visita, que estuvo centrada en la situación económica de la nación latinoamericana El laborista Tony Blair se convirtió ayer en el primer jefe de Gobierno del Reino Unido que visita Argentina desde la guerra que libraron ambos países en 1982 en disputa por la soberanía de las islas Malvinas. Blair se reunió con el presidente argentino Fernando de la Rúa en la localidad de Puerto Iguazú, después de coincidir con él en Brasil en un encuentro tripartito con el presidente de este país, Fernando Henrique Cardoso. El conflicto por las Malvinas, que se remonta a 1833, no fue abordado. La reunión se centró en la situación de crisis económica que atraviesa Argentina y en los intercambios comerciales entre ambos países.