Víctor Senra, rey del Botafumeiro

M.G.Reigosa / Lois Balado / Fabián Bouzas

DEPORTES

Revalidó el título conquistado cuatro años atrás, en la anterior edición de la prueba compostelana, tras un apasionante duelo con Alberto Meira

25 ago 2018 . Actualizado a las 22:12 h.

El Rali do Botafumeiro es como el Guadiana en el calendario. Aparece y desaparece. Pero nunca defrauda. Y volvió después de un paréntesis de cuatro años con el mismo piloto en lo más alto del podio, Víctor Senra. Se movió siempre en cabeza y tuvo que emplearse a fondo porque Alberto Meira y Iago Caamaño no le permitieron que levantase el pie del acelerador. Fue el más fuerte, el coche respondió de principio a fin y no cometió ningún.

Senra, al volante de un Ford Fiesta R5, quiso enviar un mensaje a sus contrincantes marcando el mejor tiempo en el primer tramo del sábado, el de Vedra. Pero en el segundo, uno de los más complicados de la carrera compostelana, Iago Caamaño y Alberto Meira acabaron por delante del piloto de Dumbría y anunciaban un duelo espectacular. El tramo de Sarandón completó el primer bucle de tres trechos sin poder recibir asistencia. De nuevo con máxima igualdad, con los Fiestas de Senra y Caamaño un pelín más rápidos que el Mitsubishi Lancer de un Meira que estaba haciendo gala de una gran regularidad, al acecho en todo momento. Senra aventajaba en medio segundo a Caamaño y en cuatro a Meira.

En la segunda pasada al sector de Vedra, el Lancer se anotó el scratch. Y Senra entró en el mismo segundo. En cambio Caamaño se dejó veintidós, por unos problemas en la dirección. Dio un paso atrás en el pulso que estaba manteniendo por el liderato y ya no pudo aguantar el ritmo de cabeza. El accidente de Heriberto Atán obligó a anular el segundo paso por Cira. Y la mañana se completó de nuevo en Sarandón, con la igualdad como tónica dominante entre los dos pilotos más fuertes, con todo pendiente de resolver en los clásicos tramos de Sigüeiro y Touro, por la tarde.