Teresa, 30 años veraneando en Muxía: «No hay dinero que pague esto»

YES

Ana Garcia

Teresa y su familia pasan cada verano en el mismo cámping en Muxía

07 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Teresa se encuentra de visita en Vimianzo mientras atiende nuestra llamada. Nada más comenzar a hablar, explica que las casualidades existen y que muchas veces no sabes muy bien por qué encuentras un lugar mágico, especial, un refugio al que acudir cada verano: «Veníamos de recorrido, no teníamos pensado quedarnos. Traíamos dos tiendas de campaña canadienses, una para las niñas y otra para nosotros. Luego ellas hicieron amigas en el cámping y ya nos quedamos aquí. Estamos muy contentos. Nos gusta mucho estar al aire libre», reconoce esta asturiana que, casi sin darse cuenta, lleva en el cámping O Paraíso de Muxía más de un cuarto de siglo pasando los veranos: «Son 30 años ya. Aquí estamos muy a gusto. Ya somos tres generaciones las que venimos porque ahora también vienen las nietas», que lo pasan en grande, tanto que cada vez que tienen que volver a casa y despedirse de los veranos en la playa de Lago se ponen tristes.

Después de las canadienses llegó el momento de comprarse una caravana, y al igual que Mariluz y Arturo, la pareja anterior, la tienen instalada en el cámping todo el año. «Igual vamos una semana a Lanzarote o así, pero luego ya nos venimos. Este año llegamos el 25 de junio y nos iremos a finales de agosto porque tenemos que cuidar de las nietas, que si no nos quedaríamos más tiempo. Y luego cuando tenemos una semana libre, aunque sea en invierno, también venimos». Porque si algo le gusta a Teresa y a su marido Manuel es disfrutar de la vida al aire libre. Y, por supuesto, también del buen trato, que ya se ha convertido en una relación personal: «Los dueños del cámping nos tratan muy bien, y además ya hicimos amigos. Treinta años son muchos años».

Ellos en la caravana y sus hijas en bungalós, así pasa el mes de agosto toda la familia reunida: «¿Tú sabes lo que es estar pelando las patatas al aire libre y viendo el mar? Eso no hay dinero que lo pague», dice esta vecina de Oviedo que está deseando salir de la ciudad: «A nosotros nos gusta más el campo. Además, aquí si necesitamos ayuda siempre la tenemos. Este año cambiamos el avance y vinieron a ayudarnos a ponerlo. Nos sentimos genial. La parcela es siempre la misma y la caravana se queda todo el año. No la movemos». Ni ellos tampoco. Galicia es su sitio, en invierno y en verano. Por muchos años.