¿Cómo se lo digo a mi hijo?

MAMÁ, NO TE ENROLLES... y es que muchas veces tienen razón. Nos entran más dudas a la hora de cómo contarles las cosas de las que se plantean ellos cuando reciben una información delicada. Los expertos recomiendan ir al grano, no mentir, y no dar más datos de los que piden. La edad juega un papel clave. Ya se sabe, no es lo mismo 8 que 80.

.

Un divorcio

Lo mejor es que los padres se sienten juntos con el menor para dejarle claro por encima de todo que él no tiene nada que ver. «Han estado juntos y muy bien, pero ahora han tomado caminos diferentes y seguirán siendo una familia aunque no sean pareja», explica Alejandra Dotor, psicóloga infanto-juvenil. Reforzarles «la idea de que no va a cambiar nada», dice Manuel Lage. 

Despido

Lo primero, aclarar que es una situación que no se elige. «Hay que contarles las cosas tal y como son, no es problema dar una noticia a un niño», explica Dotor. Para ello recomienda no ocultar las emociones e insistir en que todo lo que sucede en la vida sirve para aprender. Lage no es partidario de entrar en muchos detalles, sobre todo si el niño es pequeño, para que no suponga una preocupación.

Hermano

Una vez superados los meses de riesgo, y que el embarazo es viable, lo mejor es hacer partícipe al niño de que va a tener un hermanito. «Que se lo imagine y se ponga en situación, y cuando ya esté aquí involucrarlo en sus cuidados. Es probable que haya celos, pero de esta forma no habrá rechazo», señala la psicóloga, y comparte Lage. 

Adoptado

Es importantísimo no mentir. «Hay que explicarle desde el primer momento de dónde viene», dice Dotor. Si se le oculta, se le puede abrir una herida de desconfianza que le haga pensar «qué más cosas no me habrás contado». Alejandra también advierte que no es bueno contarles cosas que no preguntan, «porque no necesitan más información». Los cuentos o mapas son un buen punto de partida. 

Muerte

Ambos profesionales son partidarios de normalizar la muerte entre los niños, y tratarla como algo natural que forma parte de la vida. «Somos los adultos los que le damos la connotación de tristeza, pero a no ser que el niño muestre esa inquietud, no la tiene». No hay que ocultarle el proceso del duelo ni rechazar que vea cómo los mayores muestran sus emociones.

Nueva pareja

Una vez que la relación del padre/madre con la nueva pareja es sólida o se plantean vivir juntos, es bueno que el niño pase tiempo con ella para que se conozcan en el cine, merienda o parque... situaciones del día a día para que cada uno encuentre su lugar. «Hay que darles seguridad de que nada va a cambiar hacia él. Pero es bueno que establezca un vínculo con la otra persona», apunta Lage. 

Enfermo él

Para esta situación la imaginación es muy importante. Cómo lo viven el padre y la madre es muy duro, pero tienen que hacer un esfuerzo para no trasladárselo al niño. «La actitud es fundamental», dice la psicóloga. Si ya tiene una edad, algo sabe, y es bueno que empiece por ponerle nombre a las emociones. 

Enfermos los padres

No pasa nada, dice Alejandra, por decirles que hay miedo a lo que va a pasar. Pero también recomienda ir mostrándoles el proceso. «Hoy tengo más energía, hoy estoy más flojita... No ocultar. Estas situaciones son una lección para poner a prueba el manejo de las emociones, que con la rutina del día a día no les damos importancia». 

Votación
7 votos
Comentarios

¿Cómo se lo digo a mi hijo?