Aketxe, más allá del balón parado

TORRE DE MARATHÓN

CESAR QUIAN

El máximo goleador del Dépor ha formado en el once en todas las citas, pero ha ido perdiendo relevancia y el nuevo sistema le resta aún más protagonismo

01 nov 2019 . Actualizado a las 09:35 h.

«¿Sabes qué ha pasado? Que hemos tenido más la pelota. Que Ager no se ha quedado tan arriba, que ha venido al medio, se ha metido por aquí, se ha asociado con Gaku y con Álex... Y eso en el fútbol es muy importante». El último servicio de Juan Antonio Anquela antes de abandonar el Dépor consistió en dejarle marcado el camino a su sucesor. En la rueda de prensa que cerró su estancia en A Coruña —después aún compareció otra vez, pero sin admitir preguntas, ya en modo despedida— reflexionó acerca del cambio de imagen en el mejor encuentro ofrecido por el equipo bajo su dirección. Un 0-0 ante el Almería insuficiente para sostener al técnico en el cargo, pero válido en la autopsia del proyecto fallido. El mal estuvo en todas partes, pero se sintió más en aquellas vitales para el funcionamiento colectivo. El Deportivo empequeñeció, entre otras cosas, por el rendimiento de sus dos jugadores de mayor talento.

El impacto de Shibasaki se ha ido diluyendo desde su estreno feliz frente al Oviedo, incapaz de sostener la medular en un doble pivote que le desgasta en la contención y multiplica el campo a abarcar en las ayudas. Es reticente a abandonar una plaza con la que se siente identificado y en la que disfruta cuando lo cita su selección, pero los duelos de Japón son muy distintos a los de Segunda y tampoco sus socios tienen nada que ver. El de características más propicias para rebajar la carga de Gaku con balón es Ager Aketxe, víctima estos días de un mal que podría ayudar a entender qué hace el vasco en una categoría inferior a la que exigen sus pies.

Máximo goleador

Su zurda genera una dependencia que ya padecieron en varios clubes. Difícil prescindir de quien garantiza goles (ocasiones, al menos) cada vez que la pelota se detiene. Cuatro tantos suma el bilbaíno, máximo anotador en un conjunto que vende barata esa condición. El Fuenlabrada, próximo adversario, tiene un recurso similar en Hugo Fraile, tercero en la lista del pichichi de la competición. También el extremo onubense brilla a balón parado, y de sus siete dianas, dos han llegado de falta directa y cinco de penalti, pero el juego de los madrileños no demanda de él mayores esfuerzos. Le basta con tocar el cuero 45 veces de media por encuentro. 65 promedia Ager. 18 pases buenos por cita de Fraile; 38 de Aketxe.