Patrocinado por

La cita clave por el futuro puerto exterior de A Coruña acaba sin plazos para el tren

X. Gago / A. Mahía A CORUÑA

PUERTOS

El Gobierno dice que «no es posible» condonar la deuda como en cambio sí hizo Valencia

24 feb 2021 . Actualizado a las 09:25 h.

La cumbre entre todas las Administraciones celebrada este martes en A Coruña para abordar la construcción del enlace ferroviario al puerto exterior de punta Langosteira, la deuda de más de 300 millones que arrastra la Autoridad Portuaria de esa ciudad por la construcción de esa dársena y la urbanización de los terrenos del antiguo puerto -483.000 metros cuadrados en el centro de la ciudad- terminó con un compromiso de mínimos que no pone fecha al inicio de la obra del tren ni aporta una solución al problema financiero de este puerto.

La cumbre fue convocada por la alcaldesa, Inés Rey (PSOE), que calificó la cita de «histórica», porque desde el 2004, cuando se acordó construir el puerto exterior, no se reunían los representantes de todas las Administraciones implicadas en el futuro de los muelles coruñeses. Por parte del Gobierno central, acompañados de otros cargos intermedios, acudieron el secretario general de Infraestructuras, Sergio Vázquez Torrón; el presidente de Puertos del Estado, Francisco Toledo Lobo, y la presidenta del ADIF, Isabel Pardo de Vera. Los tres, dependientes del Ministerio de Transportes, que dirige el socialista José Luis Ábalos. La Xunta estuvo representada por la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, y por su delegado territorial en A Coruña, Gonzalo Trenor. La Diputación Provincial de A Coruña, por su presidente, Valentín González Formoso. Y por la Autoridad Portuaria coruñesa acudió su presidente, Martín Fernández Prado.

La reunión empezó con altas expectativas. La semana pasada, la Xunta presentó una propuesta de acuerdo en la que planteaba la licitación de la obra del enlace ferroviario antes de junio, la condonación de la deuda, o la aplicación de una fórmula análoga, y la creación de una delegación del consejo del Puerto que diese los primeros pasos para urbanizar los muelles interiores. Pero ya desde las negociaciones previas se advirtió que el Gobierno central no secundaba los dos primeros puntos, sobre los que ostenta todas las competencias.