Patrocinado por

La coruñesa Casalnova sale al rescate de Hiperxel con 1,5 millones en mercancía

e. a. / e. v. p. REDACCIÓN / LA VOZ

PESCA Y MARISQUEO

RODRIGO PAZ | EUROPAPRESS

Los trabajadores están esperanzados con el nuevo plan de pagos de la compañía

29 nov 2022 . Actualizado a las 18:15 h.

Ya tiene la firma del notario y ya se ha presentado ante el Juzgado número 3 de Vigo. El plan de rescate diseñado para evitar la desaparición de Xeldist, matriz de la cadena de congelados Hiperxel y Cíes, podría finalmente materializarse al haber encontrado los gestores del fondo —Norgestión en nombre de los fondos Resilience Partners (Madrid) y Certior Credit Opportunities Fund (Finlandia)— un proveedor de mercancía alternativo para salir del bache. Es la empresa coruñesa de distribución y fabricación de congelados Casalnova, con sede en Bergondo, la que ha asumido el lugar que la primera propuesta reservaba a Iberconsa, propietaria de la cadena hasta mediados del 2021, como principal suministrador (proveedor aportante, en la terminología del plan) para surtir unas neveras que ahora están bajo mínimos.

El rellenado de esos vacíos ya ha comenzado, según explicaron Rubén y José Antonio Gómez, gerente y director, respectivamente de Casalnova. La compañía, que también figura entre los acreedores de la empresa como cliente que Xeldist era de la bergondesa, adelantará mercancía por valor de 1,5 millones de euros para esta campaña de Navidad y ha comprometido dos para la del 2023. El compromiso figura en un programa de pagos que también establece la liquidación paulatina de la deuda pendiente. Pero tanto José Antonio como Rubén Gómez admiten que no han entrado en la operación movidos por el afán de negocio, sino más bien por el empeño en que no cierre «una empresa gallega que, además, es la segunda a nivel nacional en su sector y con un número de trabajadores y familias importante», explican ambos, padre e hijo.

Porque Casalnova es una empresa familiar, que además de distribuir producto de las principales marcas, fabrica con su enseña Lonxanova pescados y mariscos, además de pulpo virgen y elabora producto para otras firmas. En el 2021 tuvo ventas por valor de más de 20 millones de euros.

Los propietarios de Casalnova consideran viable el plan presentado. Tal es así que, aunque el acuerdo recoge fórmulas legales por si el plan no sale adelante, ya están mandando mercancía a las tiendas, pues la campaña de Navidad «empezó el viernes con el Black Friday y queda por delante una operación logística importante» para surtir a las más de cien tiendas que Hiperxel y Cíes tienen repartidas por toda la geografía gallega.

Plan de pagos

Claro que solo con el apoyo de Casalnova no es suficiente para resolver la situación en que ha quedado la cadena de congelados tras la descapitalización de la compañía a manos del administrador del Grupo Vinova —un agujero que ha elevado la deuda a once millones—. Para ello, el plan recoge un sistema de pagos que plantea importantes quitas —de un 85 % a los acreedores financieros— hasta reducir a 5,2 millones la deuda. La cantidad restante provendrá de la aportación del fondo actualmente propietario de Xeldist, Resilience Partner y Certior, que ingresará 2,8 millones de euros este año en el marco de una inyección de cuatro millones dentro de un plan hasta el 2028. Con vuelta, eso sí. A partir del 2025, cuando se prevé que las cajas de Hiperxel y Cíes estén ya dando saldos positivos. Ese documento, que los representantes de los trabajadores ven con buenos ojos, recoge los acuerdos a los que se ha llegado con el almacén, Frigalsa, y con la compañía energética, prevé abonar los alquileres adeudados este mismo año y mantener el empleo.

Iberconsa no entrará en el plan de rescate de Hiperxel por verlo insuficiente para salvar la cadena

E. A.

Si Iberconsa se desprendió de Xeldist, cabecera de la marca Hiperxel, en julio del año pasado fue por una decisión estratégica. Sus clientes de la gran distribución no veían con buenos ojos que les hiciese la competencia con tiendas propias. Pero era una empresa solvente, viable y con una plantilla comprometida, como se está viendo ahora. Sin cobrar desde agosto, están abriendo las tiendas todos los días, apuntan desde la pesquera viguesa. Por eso no pueden estar más que «profundamente apenados» por la situación crítica en que se encuentra Hiperxel y dolidos por que se les señale como pieza clave en la caída de un negocio con más de 300 empleados, un centenar de puntos de venta y una facturación anual de 25 millones de euros antes de su venta al Grupo Vinova, apoyado por el fondo de inversión Residence Part Resilience Partners y Certior Credit Opportunities, apunta Alberto Freire, consejero delegado de Iberconsa.

Seguir leyendo