Patrocinado por

Los patrones de pesqueros de hasta 24 metros podrán gobernar barcos de 42

s. serantes VIVEIRO / LA VOZ

PESCA Y MARISQUEO

Pepa Losada

Pesca anuncia en Celeiro una solución ante la «acuciante» falta de mandos

26 nov 2021 . Actualizado a las 04:45 h.

La «acuciante escasez» de titulados de puente y de máquinas, reconocida por el Ministerio de Pesca a principios de año, sigue forzando el amarre de pesqueros. Con «la máxima prioridad posible», en marzo se propuso remediarlo ampliando competencias de los patrones costeros polivalentes, los que pueden gobernar barcos de hasta 24 metros de eslora. Un curso adicional y su experiencia los facultan para ejercer como primeros oficiales en buques de hasta 42 metros. De faenar como máximo a una distancia de 110 kilómetros de la costa española, su radio de acción se extenderá a los caladeros de Gran Sol, a los subsaharianos o a los del área del Atlántico norte donde operan los espaderos.

Se demoró más de lo que quería Pesca, pero un informe oficial ha resuelto discrepancias formalizadas documentalmente. «Por fin lo podemos poner en marcha, está pendiente de la firma del ministro», anunció Silvia Solís, subdirectora de Sostenibilidad Económica en Ordenación Pesquera. Fue durante una de las ocho ponencias de la primera de las Jornadas de Pesca de Celeiro (Viveiro). Tal es la falta de mandos, que una dispensa especial pactada entre Pesca y Marina Mercante ya permite a los patrones costeros polivalentes ejercer de primeros oficiales en barcos de más de 24 metros de eslora.

Indonesia quería convalidar títulos de oficiales

Profesionales del sector de todo el noroeste, del sur y del levante español también escucharon a Solís contar cómo a final de octubre se cayó el acuerdo entre España e Indonesia para reconocer las titulaciones de los marineros de ese país asiático, fundamentales para numerosos segmentos de la flota española. Iban a firmarlo, pero el Gobierno de Yakarta quería convalidar también los títulos de los oficiales. «No se puede», añadió, porque, entre otras razones, Indonesia no ha rubricado el convenio internacional sobre normas de formación y guardia del personal de pesqueros (STCWF). El mismo que permite habilitar en España a los patrones costeros polivalentes para gobernar barcos de 42 metros.

Solís también detalló cómo aplicará España las medidas propuestas por el Parlamento Europeo para atraer jóvenes a la pesca. Recurrir a inmigrantes para cubierta no resuelve «el origen del problema, el relevo generacional», en un oficio «muy poco atractivo para los jóvenes, por la penosidad, inseguridad, la renta en algunos segmentos, tipos de contratos...» Se proponen enmendarlo con una hoja de ruta que comienza por la recopilación de datos actualizados sobre la realidad laboral de la pesca y acciones en mejora del bienestar y la seguridad a bordo, formación, igualdad de género y «promover el oficio de pescador como importante e interesante».

Unas 150 personas de España, la Unión Europea y países de América del Sur o África siguieron por Internet en directo el foro de Celeiro, donde Francisco José González, director de Pesca de Asturias, relató que habían acreditado, en base a la experiencia documentada y en un proceso reglado con pruebas teóricas y prácticas, a 70 patrones de pesca local como patrones costeros polivalentes. Otra opción ante la falta de mandos.

Mascarillas, ineludibles, por el protocolo antipandemia en el congreso de Celeiro
Mascarillas, ineludibles, por el protocolo antipandemia en el congreso de Celeiro PEPA LOSADA

En el primer día del simposio también compareció Raúl García, de la oenegé WWF, quien abogó por distribuir las cuotas de pesca «con un criterio social porque son recursos públicos».

Paloma Rueda, directora del Centro Tecnolóxico do Mar (Cetmar), se refirió a las iniciativas para preservar el medio marino de contaminación, residuos y otros polucionantes como, por ejemplo, restos de fármacos o ansiolíticos.

Carmen Fernández, subdirectora en el Instituto Español de Oceanografía, se refirió al «empujón de la ciencia para mejorar la selectividad en pesquerías y hacer un poco menos complicada la obligación de desembarque».

Jorge Campos, secretario de la Federación Andaluza de Cofradías, urgió al Gobierno español a «revertir la desventaja competencial» de las cofradías de pescadores y a reconocerlas como organizaciones de productores.

Eduardo Baamonde, presidente de CajaMar-Caja Rural, abrió las jornadas reivindicando los aspectos económico y social como pilares imprescindibles para lograr la sostenibilidad ambiental.

El público puede participar y debatir con los especialistas invitados al congreso de Celeiro
El público puede participar y debatir con los especialistas invitados al congreso de Celeiro PEPA LOSADA

España quiere conciliar la eólica y la pesca, pero a la flota le parece «imposible»

«Porque se pesca en todas partes», el Ministerio de Transición Ecológica «la tiene en cuenta», pero no le reserva zonas de uso en sus planes de ordenación del espacio marítimo, como hace, por ejemplo, con la eólica marina. Ese argumento de Itziar Martín, subdirectora de Protección del Mar en la Dirección General de la Costa, le sirve a Adolfo García, presidente de la Federación de Cofradías de Asturias, para rechazar molinos en el litoral noroeste, porque, aparte de los caladeros específicos, en todo él capturan pelágicos. Torcuato Teixeira, secretario de PescaGalicia y vocal del Consello Galego de Pesca en el Observatorio da Eólica Mariña, cree «imposible compatibilizar» pesca y molinos, «e tampouco a coexistencia».

Transición Ecológica se propone «hacer lo posible para evitar interferencias con zonas de esfuerzo pesquero relevante». Reservar espacios «no prejuzga los resultados de las evaluaciones de impacto ambiental» de cada parque, de las que dependerá que se autoricen, asegura Itziar Martín.

La flota advierte sobre las líneas de transporte del aerogenerador a tierra: «A 500 metros de cada liña non pode haber actividade pesqueira, nin tampouco a 500 metros» de los parques, sostiene Teixeira. Visto que en Galicia y en Asturias la pesca «es importantísima», Itziar Martín admite «que a lo mejor al final habrá que concluir que aquí no puede haber», aunque la eólica marina «es un proyecto de país».