Patrocinado por

El percebe manda en las lonjas de Ferrolterra y Ortegal, con buena mar y elevadas cotizaciones

A. F. C. CEDEIRA / LA VOZ

SOMOS MAR

Subasta de percebe en la lonja de Cedeira, en una imagen de archivo
Subasta de percebe en la lonja de Cedeira, en una imagen de archivo ANGEL MANSO

Este mes ha alcanzado los 116 euros por kilo en Cedeira y los 90 en Cariño

20 jul 2021 . Actualizado a las 21:20 h.

El percebe manda en las lonjas este verano, animado por la buena mar y las elevadas cotizaciones. «Agora mesmo estase traballando bastante ben e vai habendo algo de cría, ao mellor baixan os prezos porque coa boa mar, se nós collemos quilos os demais tamén», señala Roberto Orjales, presidente de la agrupación de percebeiros de Meirás. Apunta, sin embargo, que «o tempo, en xeral, non está axudando, porque o turista quere sol para saír», y si se mueve menos, cae la demanda de percebes por parte de la hostelería.

Los profesionales de Valdoviño comercializan sus capturas a través de la lonja de Cedeira. En lo que va de mes se han subastado 96.625 kilos, a un precio medio de 29,46 euros y un máximo de 116. Desde que comenzó el año, la rula cedeiresa facturó 676.950 euros por la venta de 22.782 kilos de percebe, que alcanzó un tope de 129 euros el kilo. Estas cifras son superiores a las del mismo período del año pasado, cuando se vendieron 17.317 kilos, por 462.077 euros y un máximo de 111.

Todos al mar, por el permex

«Dos prezos, para como está o país, non nos podemos queixar», sostiene Tomás Arena, percebeiro de Cedeira. La oferta se incrementa en esta época, puesto que prácticamente todos los profesionales con permiso de explotación (permex) de percebe salen a faenar en verano, por la mayor demanda de producto y por las mejores condiciones del mar. «Moitos van porque [a Xunta] obrígaos a ir para renovar o permex, porque teñen que ter un mínimo de vendas, é algo que non se entende, pero claro, van porque unha embarcación con permex ten moito máis valor que unha sen el», explica Arena.

En su opinión, la afluencia de visitantes influye poco en la demanda de percebe, «porque arredor do 80 % consúmese fóra de aquí». La pandemia apenas ha afectado a la forma de trabajar de los percebeiros en las piedras, pero sí en la lonja. «Cambiou o estilo das vendas, agora chegas, deixas o percebe e vaste. Creo que debería quedar así para sempre, porque se non, ás veces tiñas que esperar dúas ou tres horas ata que chegara o sorteo ao teu lote», comenta esta percebeiro.

En la rula de Cariño, las cifras también son positivas. Este año han comercializado 3.288 kilos de este crustáceo, por 131.398 euros. La cantidad es similar a la de los primeros meses de 2020, con 3.264 kilos, pero la facturación ha crecido, desde los 110.544. El precio máximo del primer semestre del año pasado fue de 120 euros el kilo, y en lo que va de ejercicio ha subido a 123. La cotización media subió de 33,86 a 39,96. «De precio, el verano va bien, pero hay poco percebe, vamos sacando a base de dar vueltas y vueltas, pero cuesta», se queja el cariñés Juan Carlos Pardo Galdo.

«Cría se ve, pero no crece»

Entre Os Aguillóns y la zona próxima a San Andrés de Teixido es por donde se mueven los profesionales del pósito de Cariño, preocupados por la evolución de esta especie. «Cría se ve, pero no crece, no sé por qué, si es que le afecta el clima, pero viene todo al revés, ahora es cuando tendría que estar creciendo con fuerza, no criando, por el calor y la lluvia que cayó», razona Pardo Galdo.